Viajes

Los 5 lugares más peligrosos del mundo para hacer turismo 😱

Actualizada 23/08/2017 03:56

La mayoría de ciudades del mundo tienen lugares peligrosos, que te recomiendan no visitar cuando vas de viaje. Pero el ser humano no es el único obstáculo a la hora de viajar: a veces la naturaleza hace lo suyo.

Es difícil llegar a estos lugares, y la mayoría de las agencias de viajes o turismo (más de 10) a las que consulté no se animó a armar presupuestos. Dos respondieron que sí y después nunca mandaron los precios, y sólo una se la jugó y tiró un precio. Dijo Diego, de Babel Viajes:

“Se podría llegar a armar algo a medida del cliente pero al ser lugares tan específicos el costo seria elevadísimo.”

En general, no se mataron mucho, porque usando comparadores de precios de vuelos (como Kayak, Trabber y Skyscanner) y algo de Google, se puede encontrar cómo llegar a casi todos los lugares del globo (aunque no conviene ir a todos, aviso).

A continuación, te presentamos los 5 lugares más peligrosos, cómo se podría llegar hasta ellos y cuánto saldría. A algunos es posible llegar… otros son complicados, por guerras o porque no hay billetera que se la banque.

#1 Estrecho de Saltstraumen (Noruega)

Es el lugar con las corrientes marinas más fuertes de la Tierra. Cada seis horas, cuando las mareas bajan y suben, 400 millones de metros cúbicos de agua se desplaza a 41 kilómetros por hora y provocan remolinos, o maelstroms, muy peligrosos para los barcos pequeños o medianos.

Te la regalo pasar por ahí con un barquito.


¿Cómo llegar? Primero hay que viajar desde Buenos Aires hasta Oslo, la capital de Noruega. Con una aerolínea low cost como Air Norwegian, eso sale entre 600 y 1.100 euros (entre 12.000 y 22.000 pesos argentinos, al cambio actual), y después hay que llegar hasta la ciudad de Bodo, también en Noruega, lo que suma otros 200 euros al viaje (4.000 pesos más).

Después solo queda contratar una excursión hasta el lugar, que suele durar unas dos horas. También hay viajes de pesca. Acá hay más información.

#2 LAS ISLAS EFÍMERAS (MALDIVAS)


Son unas islas ubicadas en el Océano Índico que todos los años se hunden un poco más en el mar, tanto así que en 2008 el país anunció la creación de un fondo para juntar dinero para reubicar a sus habitantes antes de que se hundan del todo.

Si querés conocer, hay que ir pronto, porque un día alguna de estas islas van a desaparecer.

Según Diego, el de la agencia de turismo:

Todo un paquete cuesta unos 8.000 dólares por personas (sí, unos 140.000 pesos). Esto incluye aéreos, traslados, hoteles y actividades durante dos semanas.

Si armamos el paquete por separado, el viaje en avión cuesta unos 40.000 pesos. Allá el turismo independiente es algo nuevo, pero pueden conseguirse lugares para dormir por unos 40 dolares la noche (800 pesos).

El problema más grande es viajar entre islas, porque los ferries no son muy frecuentes. Además, hay que tener en cuenta que es un país musulmán, y que todo está cerrado desde el viernes hasta el lunes (salvo los restaurantes).

Y, como no están tan acostumbrados al turismo, a veces te miran raro. Acá una blogger cuenta cómo le fue a ella en su viaje a las islas (está en inglés).

#3 LAGOS NYOS Y KIVU (CAMERÚN Y LA FRONTERA ENTRE LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO Y RUANDA)


Ambos tienen debajo de su superficie un peligro explosivo que no se ve: el primero tiene reservas de dióxido de carbono y el segundo, gas metano debajo de la tierra. Y como en los dos lugares hay una alta actividad volcánica, los habitantes que viven cerca del lago viven con el peligro constante de que una fuga de estos gases los mate.

Ya ha habido accidentes en el pasado. En 1986, por ejemplo: explotó el dióxido de carbono en el Lago Nyos y murieron 1.800 personas y 6.000 cabezas de ganado. ¿Causa de muerte? Asfixia. La nube de gas se movió a 50 kilómetros por hora y afectó un área de 23 kilómetros cuadrados.


Y el lago Kivu, si alguna vez pasa algo así, tiene mil veces más gas que el Nyos. Una bomba que amenaza a las dos millones de personas que viven en los alrededores.

Más allá de las cuestiones “naturales”, ¿es peligroso visitar estos lugares? “Son más peligrosos por la acción del hombre”, dice el historiador africanista Omer Freixa en charla con UNO. Detalla:

“Al norte de Camerún, hubo ataques de [el grupo terrorista] Boko Haram, pero no creo que afecten una visita al lago. Kivu es una región en conflicto y yo la descartaría.”

Si uno quiere ir igual, llegar a Duala, en Camerún cuesta -mínimo- $32.000 (es precio de oferta, luego arranca a partir de los $50.000). Y luego, una buena 4x4 para llegar hasta el lago, que sale entre 80 y 150 euros (entre $1.700 y $3.700). Y un pasaje a Kinhasa, la capital de Ruanda, cuesta entre $45.000 y $65.000.

#4 Cabo Denison (Antartida)

Es el lugar más ventoso de la Tierra y, ofcors, está deshabitado. El 10 de abril de 1996 se registró allí una ráfaga de viento de 400 kilómetros por hora, la más fuerte de la que se tenga memoria.


Se la conoce como “el hogar de los vientos”, el nombre que le puso el explorador australiano Douglas Mawson, que la visitó durante 1911 y 1913. Acá se filmó la conocida película “La marcha de los pingüinos” y los restos de las chozas que armó Mawson cuando estuvo allí (fueron tres expedicionarios; volvió él sólo) son un sitio y monumento histórico mundial.

Acá hay relatos de quienes cuidan este lugar todo el año (en inglés).


Está en la otra punta de la Antartida, si lo miramos desde la Argentina, y tiene cerca una base francesa de investigación que acepta turistas. Eso sí: hay que organizar el viaje con mucho tiempo y puede ser que, por motivos climáticos, incluso en las fechas con los climas más benignos, sea imposible acercarse.

¿Cuánto cuesta? Una nimiedad: desde 16.000 dólares… unos 280.000 pesos (el crucero completo).

#5 Falla de San Andrés (California)

Se trata del lugar donde la placa tectónica del Pacífico se desliza al lado de la de América del norte y cruza California, Estados Unidos. Fue el motivo del terremoto de 7,8 grados que destruyó parte de la ciudad de San Francisco en 1906 y causó la muerte de 3.000 personas.

Hoy en día, los científicos están investigando la posibilidad de que un gran terremoto tenga lugar en el sur de la falla: si bien en esa zona debería haber un seísmo cada 150 años, hace 300 que no ocurre. Si sucediera, se espera que impacte de lleno en Los Ángeles. Las estimaciones más conservadoras hablan de 2.000 muertes y 50.000 heridos.

Por supuesto, Hollywood ya hizo una película sobre esta posibilidad, y no hace mucho: en 2015, Dwayne “The Rock” Johnson protagonizó “San Andreas” (con mirar el trailer alcanza, créanme).


Es el lugar más accesible de esta lista. Primero, hay que ir a Los Ángeles, con un pasaje que ronda los $20.000 por persona, y después conviene contratar un tour que te lleva a visitar los cañones más viejos del planeta y antiguas minas de oro de la zona. ¿Valor? Se consiguen por poco más de $2.000 por cabeza.