Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Viajes

Dani, Andrea y Guada te cuentan cómo es vivir viajando por el mundo ✈

Actualizada 20/07/2017 05:52

Hablamos con Daniela, Andrea y Guadalupe, tres nómadas digitales que viven viajando por el mundo, plasman sus experiencias en un blog y te cuentan cómo lo hacen acá:

GUADALUPE ARAOZ DE HASTA PRONTO CATALINA


Edad

34 años. A los 30 dejé mi trabajo y empecé a viajar a tiempo completo.

Cómo fue dar ese paso

Trabajaba como economista y una vez por año cambiaba de trabajo, me aburría. Un psicólogo que me preguntó qué haría si fuera rica y le dije que me dedicaría a la fotografía, a escribir, a viajar y ayudar a otros a través de esas cosas. Sin embargo, fue gracias a una experiencia de meditación que decidí que no tenía que empezar algo sino salir a buscar qué hacer, aunque no sea ganando dinero.

Mis miedos

Me daba miedo todo. Cuando llegué a China tuve un par de problemas con el idioma y también tenía mucho miedo de que el dinero no fuera suficiente. Me daba miedo que no resultara, que no tuviera suficiente talento para escribir. El miedo de que no funcione y volver a donde estaba antes con menos plata y sin nada. El miedo más grande era ese, al fracaso.

Mis prejuicios

Pensaba que no podía cambiar de profesión a los 30, ya había estudiado economía, una carrera y una maestría. Tenía la idea de que sin un título nadie me iba a querer contratar, que nadie me iba a querer leer, que no tenía nada para contar. También el prejuicio de cómo iban a reaccionar los demás.

¿Se puede ser mujer y viajar?

Si las mujeres empiezan a viajar cada vez más solas, eso va a poner una norma para un cambio social muy grande respecto a la igualdad. No es igual ser hombre o mujer, corrés otros riesgos que son reales, el mundo es muy machista. Yo tengo un montón de reglas de seguridad, viajo sola pero no de la misma forma que mis amigos hombres.

Financiamiento

Me fui a China con ticket abierto por tiempo indeterminado, me di un plazo de un año para empezar a ganar dinero porque hasta ahí me alcanzaba la plata viviendo barato y empecé a escribir mi blog. A los 10 meses decidí seguir viajando a pesar de no tener plata, de última, trabajaría en hoteles, pero no iba a volver a casa. En Camboya tuve un accidente muy grande en moto, me operaron ahí y después en Bs. As. me volvieron a operar del hombro. Estuve 10 meses parada en los que trabajaba 12 horas por día mandando mails a todas las revistas para crear clientes. Cuando vi que me estaba manteniendo (ganaba USD 500 al mes), decidí que quería seguir viajando en moto. Yo no dije que iba a ser millonaria ni que iba a mantener el estilo de vida de antes, dije que me iba a mantener de eso y lo logré, no le pido plata a nadie.

Por dónde empezar

Recomendaría un destino que sea un poco diferente al de su cultura pero no tanto, para que no sea tanto el shock, ir acostumbrándose de a poco. Si sos argentino está bueno España, Europa en general, EE.UU., Canadá. También podés hacer lo opuesto, como hice yo, pero lleva un esfuerzo mental muy grande.

Mis favoritos

Los menos turísticos como la Isla de Sumatra, la isla de Java en Indonesia, Yunnan en el sur de China y los paisajes de EE.UU.. El sur argentino es otro de los lugares y Alaska (tienen paisajes similares).

¿Ser nómada es una utopía?

Lo primero que hay que hacer cuando uno no sabe dónde está, es hacer algo que vaya en la dirección que uno quiere. No importa que no sea lo más acertado, no hay que quedarse pensando 10 años, hay que poner un pie en esa dirección y después las cosas se van dando de a poquito. Hacer genera cosas, no hay que dejar de hacer algo por el miedo a que no funcione. Si vos hacés lo que te gusta, te vas a despertar todas las mañanas queriendo hacer eso, le vas a dedicar muchas más horas y eso ya de por sí es una ventaja competitiva.

Recomendaciones

No dejar nada de lo que ya tenés y tratar de ver cómo tomarte un mes o dos para probar, calcular el presupuesto de seis meses o un año y ver si te manejás bien. No es una vida para todo el mundo, hay que ver qué te bancás y qué no, qué estás dispuesto a sacrificar a nivel comodidad. Primero probá si realmente te gusta esto, porque es muy diferente a lo que la gente se imagina, tiene cosas buenas y malas y hay que ver si la balanza sigue dando positiva antes de saltar a la pileta y dejar un trabajo fijo.


ANDREA BERGARECHE DE LÁPIZ NÓMADA


Edad

25 años. Mi primer cruce de Océano (soy española) fue a los 21 cuando me fui a México en una viaje de intercambio a estudiar arte.

Cómo fue dar ese paso

Me fui a vivir al Caribe con mi pareja, la idea era estar ahí, alquilar una casita con el paisaje paradisíaco, pero me di cuenta de que todo eso no me hacía feliz y que necesitaba algo distinto. Todo empezó de un día para el otro. No quería seguir viviendo en Cancún con mi pareja en esa vida idílica que yo me había construido, no hubo mucho tiempo entre la idea de viajar y llevarlo a cabo, fue bastante de sopetón y sin premeditación.

Mis miedos

No sabía con qué me iba a encontrar, a qué me iba a tener que enfrentar y eso era lo que me daba miedo.

Mis prejuicios

La ignorancia que yo tenía. No sabía cómo me iba a mover, no sabía qué iba a ver.

¿Se puede ser mujer y viajar?

Que las mujeres no pueden viajar solas es un pensamiento machista, otro a los que nos tenemos que enfrentar a diario. Son pensamientos que tratan de inmovilizarnos, de hacernos vivir con ese miedo adentro y con esa sensación de que no somos capaces o suficientes. Las mujeres podemos viajar solas perfectamente. De hecho, tiene ventajas por ese mismo pensamiento de la gente: te tratan de cuidar, nos ven indefensas, es un pensamiento de doble filo. Las mujeres podemos hacer todo lo que nos propongamos porque somos super fuertes, somos unas guerreras y podemos hacer todo.

Financiamiento

La forma de financiarme es gastando poco. Yo salí con un presupuesto de unos mil euros y con eso viajé 7 meses, mi presupuesto era de 6 u 8 euros al día. Al principio no tenía ingresos, así que viajaba a dedo y hacía couchsurfing, mi único gasto era la comida. Salí con mi material de tatuajes y fue una muy buena forma de financiación porque cada vez que llegaba a un un hostel de voluntaria, me salían clientes y con dos o tres tatuajes me solventaba el resto del mes. Hoy sigo tatuando y el blog me genera ingresos. No soy millonaria pero puedo vivir, viajar y trabajar desde cualquier lugar del mundo.

Por dónde empezar

Un buen destino para empezar es Argentina, tiene unos paisajes espectaculares, la gente tiene ese toque latino de ser abierto, cálido. Hay mucha cultura mochilera y de hacer autostop. Yo empecé por ahí y lo recomendaría bastante. Europa también es un buen destino porque está todo muy urbanizado, muchas mujeres se pueden sentir más seguras en Europa.

Mi favorito

México, sin dudas. Es como mi segunda casa y me tiene robado el corazón por la calidad de su gente, la cultura, el color, la comida, los paisajes, todo me enamora.

¿Ser nómada es una utopía?

Hay que despegarse de los mensajes que nos dieron durante la infancia, parece que hay una manera correcta de vivir: hacer una carrera, buscar trabajo y una pareja, tener una familia, una casa y un coche… todo eso es válido y quien sea feliz con eso genial, pero no es la única manera.

Recomendaciones

Que se animen, que piensen en lo que les gusta hacer y le den forma, tengan un proyecto personal que les permita vivir viajando. Es cambiar el chip, no hay que contentar a la sociedad que nos dice que solo hay una forma de hacer las cosas.


DANIELA ELÍAS DE MARCANDO EL POLO


Edad

28, empecé a viajar a los 19

Cómo fue dar ese paso

Viajo con mi pareja y la idea era viajar por tres meses que terminaron siendo siete años. Salimos para practicar inglés a Nueva Zelanda con la Work & Holiday y cuando llegamos y vimos lo que estábamos descubriendo, quisimos seguir. Dimos el salto al ver que no todo era tan difícil como pensábamos.

Mis miedos

El presupuesto, cómo financiar el viaje.

Mis prejuicios

Que ciertos lugares eran peligrosos. Fuimos a países que están demonizados por la prensa, nos decían que ahí solamente había guerra y fue donde vimos la mayor hospitalidad.

¿Se puede ser mujer y viajar?

Es mucho mejor viajar siendo mujer… hay ciertos países de Asia en el que las mujeres solo se relacionan con otras mujeres. Además, la gente al verte sola tiende a ayudarte muchísimo más, se sienten responsables por lo que te pase en su país. La mujer sola (al menos en Asia) está vista como una guerrera, como una heroína que rompe todos los prejuicios y se las arregla para poder avanzar. Obviamente que hay que tener precauciones siendo mujer igual que en el lugar donde uno vive. Yo recomiendo muchísimo que viajen, que no las frene el miedo.

Financiamiento

Primero hicimos la Work & Holiday en Nueva Zelanda. Los últimos tres años hicimos el proyecto “Eliminando fronteras”: cruzamos Asia de punta a punta a dedo, de Filipinas hasta Turquía, y nos dedicamos a escribir, tenemos un libro publicado que se llama “Un viaje interior”. Ahora frenamos un tiempo para escribir el segundo. En el blog hay un montón de posteos en los que contamos cómo financiar un viaje, cómo mantenerse, hay un montón de alternativas. Nosotros hicimos mucho trabajo por alojamiento, viajamos a dedo y ahora trabajamos online, el viaje se transformó en nuestro trabajo sin pensarlo ni planearlo. Al principio nos contactamos con diarios y revistas para ser corresponsales en Asia y hacer artículos, pero nos dimos cuenta de que lo que servía era escribir con nuestro estilo para nuestra audiencia y después la audiencia vendría sola.

Por dónde empezar

Por países en los que sea barato viajar, en los que el costo de vida sea económico para poder desarrollar tu profesión de una manera freelance más tranquila.

Qué destinos

Tailandia es ideal para empezar, tiene todo lo que uno busca en cuanto a diversidad cultural, gastronomía, eventos, lugares para trabajar, hay buena conexión a internet, buenas conexiones aéreas y es muy económico. Otro podría ser Bali que se está desarrollando como un “Silicon Bali”: hay muchos espacios de coworking copados y para alquilar por largo tiempo.

Mi favorito

Malasia. El costo de vida es económico, la gente es respetuosa, habla en inglés así que es fácil comunicarse y hacerse amigos locales. También Irán, con todos los prejuicios que tiene, es el lugar en que la gente fue más cálida, contra todos los pronósticos, todos nos querían ayudar, nos invitaban a sus casas, cumpleaños, casamientos.

¿Ser nómada es una utopía?

No es fácil, hay que ser realista y estar realmente convencido, cuando uno hace lo que lo apasiona, los resultados se notan y llegan. Si uno quiere convertirse en nómada digital para vivir de vacaciones, no lo va a lograr. Vivir viajando es vivir trabajando. Obviamente que uno tiene mayor flexibilidad en cuanto al horario y al destino, pero no es que se va y no trabaja, que es el preconcepto principal. Hay gente que dice ‘quiero vivir viajando para estar todo el día en la playa’ y la realidad es que cuando todos estén en el mar, vos vas a estar con una computadora en un bar. Esa es la causa principal por lo que la gente renuncia a este tipo de vida, empiezan, ven que no es tan ideal como pensaban y lo terminan dejando.

Recomendaciones

Que antes de empezar a viajar ya piensen cómo van a financiar ese viaje, qué los apasiona, ¿diseñar? ¿Dar clases de yoga? Pueden hacer un montón de cosas. Tienen que ver qué hacer, cómo conseguir clientes y ya irse con una base. Nosotros empezamos a viajar y después nos dimos cuenta de que queríamos trabajar, hacerlo sobre la marcha que fue mucho más difícil.