Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

twitter

Eduardo busca a su padre biológico por Twitter y esta es su historia 👉

Actualizada 19/10/2018 05:45

“No puedo afirmar por qué lo ocultaron, pero soy consciente de que a principios de los ochenta no era socialmente aceptada una relación homosexual. No importaba el amor que se tuvieran, ni el deseo de compartir la crianza de un hijo en común, para la cultura hegemónica eso era una aberración y para un gran sector aún lo es. Yo difiero. Pocos recuerdos más hermosos que sentir el abrazo de mis dos mamás juntas” 💬

Así arranca el relato de Eduardo. Hace unos días publicó una búsqueda en Twitter para completar su árbol genealógico: quiere saber quién es su padre biológico, figura que sus madres nunca blanquearon. “Tengo dos mamás: mamá-mamá, Josefa Rosa Isabel Vardé, y mamá-papá, Elsa Amalia Carabajal; aunque por el momento solo figura Rosa en los papeles legales. Ellas son dos personas que amo con todo mi corazón y a las que no voy a reprocharles nada, porque a pesar de esto que estoy contando siempre están junto a mí, física o espiritualmente, cada vez que necesito algo”, cuenta 👭


“Hay un dato omitido, hay algo que no sé, que quiero saber (que seguramente necesito saber) y que no solo quiero saber, sino que es mi derecho saberlo: ¿quién es mi padre biológico, sabe de mi existir? Quiero saber. Es mi deseo. Es mi necesidad. Es mi derecho”, explica.

Su historia

“Apenas nací, con la familia nos fuimos a vivir a Morón y nunca tuve contacto con nadie que pudiera dar un dato preciso, certero. A los ocho años, cuando indagué a mamá-mamá, me respondió que era el mismo padre que el de mis cuatro hermanas. Ella sabía que eso no era cierto. Hoy también lo sé”, dice.


🔙 “Rosa Vardé falleció en el 2002, sin decirme la verdad. Es injusto, pero no se lo voy a reprochar. No me interesa exponer el dolor, sino conseguir la pieza de este rompecabezas para que los que me sigan en el tiempo puedan tener el árbol genealógico armado, conocer de dónde vienen y poder construir un adónde ir sin zonas grises”, dice.


“Esta búsqueda surge de la convicción de que nadie puede vivir sin conocer su identidad, sin tener acceso a poder nombrarse como realmente corresponde. Si alguien te prohíbe conocer tu verdadero nombre te está privando de un derecho básico e inexorable: la identidad, el ser: no importa que hoy sea docente, no importa que hoy sea escritor, no importa; si no sé quién soy, todo lo demás se construye sobre una base falsa o, al menos, inconclusa”, dice Eduardo.


LA BÚSQUEDA EN LAS REDES

Fue a partir de una charla con mi hija que decidí poner en acción esta búsqueda 👧 Amigos y amigas compartieron el texto público y me aconsejaron compartirlo en otras redes sociales. Hasta el momento no conseguí más información que la que ya tenía, pero desde diferentes sectores (O.N.G., ciudadanos que luchan por restablecer la identidad, grupos de las redes sociales) me brindaron información para seguir avanzando con la investigación”, explica Eduardo.


“Les pido que si conocen a algún médico del Hospital Israelita, o a algún Alberto Gómez o Daniel Díaz, que durante el 83 haya tenido relaciones con una Rosa o “Pepa”, como le decían, le muestren este mensaje para ver si alguno de ellos es y si quiere hacerse presente. Agradezco a quienes me acompañan en este momento y me ofrendan sus fuerzas y motivos para seguir con esta búsqueda, la que no sabemos si tendrá una respuesta certera, pero que no puede detenerse nunca más” ✊