Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por d√≠a con noticias para nuestra generaci√≥n. Simple. Sin vueltas y sin spam ūüėČ

Trans

Mis "amigas" 😡 transhaters están tratando de hacerme entrar en razón y que abrace su transfobia 🤦🏻‍♀️

Actualizada 19/04/2017 03:24

Quien quiere acabar con el Patriarcado y su opresión también reivindica a las mujeres y no solo a las hembras.

Sí, otra vez el mismo tema… otra vez me pongo a escribir a ver si logro ser más clara.

Desde el punto de vista biológico existen hembras, machos e intersexuales.

Al menos en aquellas especies en las que hay individuos con diferencias a nivel aparato reproductor o sexual.

Macho/Hembra es el nombre que la biolog√≠a da a casi todes les individues animales seg√ļn los genitales que posean.

Mujer y hombre son respectivamente la hembra y el macho de la especie humana (homo sapiens sapiens, al menos las que actualmente vivimos).


Gata y gato (felis silvestris catus) respectivamente la hembra y el macho de la subespecie de la familia Feliade. Y así con el resto de mamíferos u otros animales.

Los nombres por los que conocemos coloquialmente a estos animales machos y hembras son construcciones culturales y ling√ľ√≠sticas.

En general, una hembra homo sapiens recibe nombres no cient√≠ficos de uso com√ļn como mujer, mina, t√≠a, piba, muchacha, etc‚Ķ

Al macho mamífero primate vertebrado homo sapiens habitualmente se lo nombra como hombre, chabón, chaval, tío, pibe, muchacho…

Las humanas tenemos como principal característica respecto al resto de animales que pensamos y hablamos.

Es decir, realizamos construcciones mentales de lo que vemos y le damos nombres.

Así las hembras homo sapiens somos mujeres, los machos son hombres, las hembras felinas gatas, los machos gatos…

Estas capacidades de pensar y de hablar nos permiten construir cultura, o todo aquello que hacemos las humanas que no está directamente relacionado con lo biológico.

Desde la forma en que clasificamos las cosas, la lengua, lo simb√≥lico, lo creativo o imaginado hasta la distintas formas de vida en cada pueblo o com√ļn humano.

Los conceptos mujer y hombre, devienen de construcciones culturales.

Y como desde casi el principio de los tiempos humanos el sistema en el que nos desarrollamos es el Patriarcal, esas construcciones culturales fueron asignando roles a los miembros de nuestra especie. Dejándonos a las hembras mujeres es posición de inferioridad.


Cabe mencionar otras clasificaciones patriarcales que han permitido y motivado más tipos de discriminación: edad, origen étnico, creencias y mitologías, etc.

Hay que mencionar que entre estas clasificaciones para la discriminación la hembra mujer siempre fue la inferior entre sus iguales.


As√≠ que en la escala racista un hombre blanco cristiano con dinero est√° en la c√ļspide y una nativa no noreuropea est√° en la base.

Por lo tanto, y resumiendo, no somos mujeres por nuestros órganos sexuales si no por la cultura, por los roles y funciones que se decidieron en un pasado remoto y que se siguieron transmitiendo generación tras generación.

Ya lo dijo Simone de Beauvoir:

"No se nace mujer: llega una a serlo‚ÄĚ

Para ello apeló a diversas ciencias, tanto duras como sociales, psicología, filosofía, antropología, biología, etc.

Para demostrar que ¬ęmujer¬Ľ es una construcci√≥n cultural de las hembras humanas (tanto de las que nacen hembras como de las que nacen con √≥rganos propios del macho).

Quien quiere acabar con el Patriarcado y sus distintas formas de opresión (violencias sexuales, obstétricas, techo de cristal, brecha salarial, roles de género, etc) reivindica a las mujeres y no solo a las hembras.


La identidad es una construcción cultural, lo mismo que ser mujer u hombre.

Creer que alguien es mujer porque nació hembra es lo mismo que creer que se es argentina por nacer en Argentina.

Yo nací en Argentina, pero culturalmente soy italoargentina. Me considero italiana y me gusta serlo. Pero claro, no por aspectos nacionalistas.

Así que yo no dejo de ser italiana por no haber nacido en Italia y una trans no deja de ser mujer por no haber nacido hembra o no habérsele asignado ese sexo.


Les dejo este interesante artículo de la revista Scientific America, divulgadora del saber científico, que habla del cerebro de una persona trans y que demuestra que ser hembra o macho no es solo cosa de genitales.

Texto publicado originalmentemente en el Medium de Lorena