Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Tecnología

Se puede aprender y laburar en sistemas después de los 25?  Spoiler: SÍ!!! 💻

Actualizada 23/10/2018 05:33

Probablemente te haya pasado buscando laburo: te cansás de ver búsquedas de sistemas. Programadores, desarrolladores, testers y todos los puestos que (al menos yo) siempre imaginé exclusivos para ingenieros de la NASA o que al menos deberías estudiar apenas terminado el secundario para tenerla clara y poder laburar.

En estos tiempos complicados de laburo me pregunté si alguna persona habría arrancado a estudiar a los 30 y si, lo llegaron a hacer, habían podido laburar “de grandes”.


La cantidad de respuestas fue increíble y descubrí que aun sin experiencia, mucha gente se animó a tomar cursos y hacer carrera y que el mercado laboral de tecnología parece ser más abierto a recibir gente de muchas edades.

Nicolás Laiño laburó diez años en Comercio Exterior y, después de no ver muchas posibilidades de crecer en su carrera, decidió meterse en un curso de Administración de base de datos “que sólo requería que supieras usar un mouse”. Meses después, a los 28, consiguió su primer trabajo como trainee en IBM. “Casi 8 años después, lo sigo disfrutando como el primer día. Sistemas es fascinante, te obliga a mantenerte actualizado, despertando constantemente tu curiosidad, estas siempre aprendiendo algo nuevo”, cuenta.


Agustín Mulet entró al rubro con 31 años y alienta a que otros y otras lo hagan: “Mercado laboral hay mucho: una vez que entrás ya se te abren muchísimas puertas. Yo tengo agregados varios recruiters en Linkedin de cuando buscaba todos los días cambiar de rubro y ahora son ellos los que me mandan a mí ofertas laborales lo que me parece loquísimo, es una sensación rarísima que te tomen en cuenta y se interesen en uno para una búsqueda laboral cuando antes yo estaba como loco mandando CVs. Claro que recomiendo arrancar, está buenísimo y te cruzás con gente muy copada y que está dispuesta a compartir conocimiento”.


Para Alejandra Bañay, de 29 años, Sistemas se propuso como una solución a la falta de laburo que de buena guita: “Laburaba en un call center por $2,50. Nunca terminé la carrera de Biología pero algo de idea de front end tenía por maña propia. Salió una convocatoria de un programa que se llama “TechnoloSHE” de Accenture que es para incorporar a mujeres que no estaban en el rubro a laburar en sistemas. Hice 3 meses de ‘escuelita’, un proyecto y me llamaron los primeros días de enero para arrancar. Creo que hay tanta demanda que con ponerle un poco de onda cómo junior la edad es lo de menos”.


// //

Constanza aprendió después de tener que actualizar los contenidos de la web en su entonces trabajo en el Estado. “Me surgió la curiosidad de aprender a hacer botones, a entender de dónde viene la información que vemos, dónde se ‘guarda’ y cómo llega a nosotros en cuestión de segundos. Empecé haciendo un curso online, pero era muy básico y quería aprender más. No lo veía como un futuro trabajo, sino más bien como un hobbie”, cuenta.


En su caso, encontrar una organización fue clave. “Me crucé con un tweet de Ada (@ada_itw) en el que mencionaba que daban capacitación en Front-end a mujeres de determinado rango etario. Finalmente, terminé siendo parte de la primera camada de egresadas de Ada. Empecé a involucrarme más en el ámbito de la programación conociendo gente, preguntando en Twitter algunas cuestiones técnicas y yendo a meetups. Conseguir trabajo cuesta porque es la primera experiencia, pero yo recomiendo involucrarse en la comunidad para poder conocer gente y contarles qué te gustaría hacer y quizás encontrar alguien que esté buscando un perfil como el tuyo en su empresa”.