Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Tecnología

No todo es último modelo en Estados Unidos: 5 cosas viejas que se siguen MEGA usando 📲

Actualizada 07/02/2018 04:17

1 – En 2013, 9 millones de personas todavía se conectaban a Internet con dial-up.

El 3% de los estadounidenses todavía usaban dial-up, esa conexión prehistórica que ocupaba el teléfono y hacía un ruido horrible, según un informe de Pew Research Center. El tema es que ese número, así chiquito y todo, representa a 9 millones de personas. Y de ese total, 2 millones usan la legendaria AOL, un servicio que la mitad de los hogares de Estados Unidos tenían en los 90. Básicamente, la gente que todavía lo usa vive en zonas rurales a las que ni siquiera llegó la banda ancha.


2 - Hay dependencias del Gobierno que usan computadoras con diskettes y sistemas operativos del siglo pasado.

Hace unos años, un programa estadounidense mostró que había misiles intercontinentales que se operaban usando diskettes de 8 pulgadas. Esos que quizás ni llegaste a ver o usar. No es el único sector del Estado en el que se usan estos dispositivos. La excusa, dicen, es la búsqueda de una mayor ciberseguridad.

3 - ¿El cassette? Todavía vigente y no es solo por 13 Reasons Why.

Hace apenas dos años, las ventas de los cassettes subieron un 78 por ciento en Estados Unidos. Mucho tuvo que ver la banda de sonido de Guardianes de la Galaxia, que, dicen, que vendió 8.000 copias en ese tiempo.


4 - Pager, beeper o como quieras decirle

Aparentemente lo usan los médicos y guardias, porque la batería dura mucho y tienen una señal buenísima que llega a todos los lugares de un hospital. De hecho, se estima que el 85 por ciento de los hospitales en Estados Unidos tienen estos pequeños dispositivos.


5 - Fax

Otra máquina obsoleta pero que realmente se usa en Estados Unidos. También se usa mucho en los hospitales para recibir documentación. Por ejemplo, datos de los seguros médicos o papeles firmados por los pacientes. Los bancos y el Gobierno son otras empresas que todavía recurren al fax.