Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Star Wars

6 escenas para entender el 9 de julio como Star Wars

Actualizada 09/07/2016 03:39

Hace mucho tiempo, en un territorio muy pero muy cercano, había agite. Teníamos gobierno criollo, nacido en 1810, pero todavía éramos colonia de España.

Después de la caída del groso de Napoleón, el rey Fernando VII había vuelto al trono español y quería meterse de nuevo A FULL en sus territorios lejanos, que habían osado rebelarse y cortarse solos. Todo pintaba para bardo.


De a poco, los realistas iban ganando batallas por el norte con dirección al sur y con el objetivo final de llegar a Buenos Aires. Había que poner el pecho y hacer el aguante.

José de San Martín, Manuel Belgrano, Martín Miguel de Güemes y José Gervasio Artigas pusieron mucho huevo y aguantaron los trapos como grandes guerreros, cada uno a su manera.


Las peleas internas no paraban. Había bronca entre los pueblos del interior, con mirada federal, y los porteños, con mente unitaria. Por eso, se decidió que el congreso se tenía que hacer en Tucumán y no en Buenos Aires.

Después de comerse lindo viaje hasta la tierra de Palito Ortega y la Negra Sosa, el congreso arrancó el 24 de marzo de 1816 con 33 diputados de distintas provincias. Y empezaron a debatir, y debatir, y debatir.


Mientras comían empanadas y locro, se alargaba la discusión. En el congreso no estaban Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos y la Banda Oriental, por diferencias políticas. En el ambiente se sentía un groso sentimiento antiporteño. San Martín estaba hinchado y los apuró MAL. "Loco, copense y declaren la indepencia de España. Basta de chamuyo". No dijo eso, pero más o menos así era la idea.


Y así fue. Nacieron las Provincias Unidas del Sud.


Todos votaron el 9 de julio. El presidente del congreso era Francisco Narciso de Laprida. Ningún país del mundo nos dio bola y no reconocieron la independencia. El 21 de julio juraron los congresistas en las sala de sesiones, todos apretados porque era muy chiquita.

Así fue como rompimos las cadenas de España. Y ese pequeño acto sirvió para que el guerrero San Martín arranque con toda la onda a liberar Chile y el Perú.


Doscientos años después, acá estamos.

Tuvimos 54 presidentes, 6 golpes de Estado, 5 premios Nobel, 2 mundiales de fútbol ganados y 2 premios Oscar.