Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Sexo

Todo lo que tenés que saber sobre la VASECTOMÍA ✂ 💦

Actualizada 22/03/2018 04:58

¿Qué es la vasectomía?

El Ministerio de Salud de la Nación lo define como un método anticonceptivo permanente para los varones que no quieran tener hijos o que toman la decisión de no tener más. Ojo: no protege contra las enfermedades de transmisión sexual.

¿Cómo se hace la vasectomía?

Es una cirugía simple donde se ligan o cortan los conductos que transportan los espermatozoides. Se puede hacer con anestesia local y sin internación. Es ambulatoria y a las pocas horas te dan el alta. Hay dos formas de hacerla: mediante dos pequeños cortes en la ingle o con una técnica sin bisturí.

Según la OMS, no hay ninguna condición médica que restrinja la posibilidad de elección de la vasectomía como método anticonceptivo.


¿Quién se la puede realizar y dónde?

Cualquier varón mayor de 18 años, según la Ley Nacional 26.130 de Anticoncepción Quirúrgica que fue sancionada en agosto de 2006.

Se necesita consentimiento de la persona y, aclara en su segundo artículo, que no se necesita consentimiento del cónyuge o conviviente ni autorización judicial, tanto para la ligadura de trompas de Falopio como para la vasectomía. Es una decisión personal del adulto.

Además, la ley obliga a todos los establecimientos de salud públicos o privados a realizarla gratis.

¿Se ve afectada la vida sexual?

No, una vez realizada la vasectomía el semen conserva su aspecto habitual pero no contiene espermatozoides.

La vasectomía no afecta los testículos, ni la producción de hormonas, por lo que tampoco afecta la capacidad de erección, ni interfiere en las relaciones sexuales ni en su goce.


¿Es efectivo?

Sí, rara vez falla la vasectomía, aunque tarda alrededor de tres meses o 20 eyaculaciones en ser efectiva, lo que suceda primero.

¿Es revertible?

Puede llegar a ser revertida pero después de una cirugía compleja y que no tiene tantas posibilidades de salir bien. De todas formas se puede realizar fertilización asistida en el caso de hombres que quieran revertir la medida.

¿Cuántos varones se hacen la vasectomía en relación con la ligadura de las mujeres?

Pocos. Según los datos oficiales del Ministerio de Salud de la Nación a los accedimos durante 2015 hubo 56 varones y durante 2016 hubo 97, aunque de varias provincias no hay datos registrados.

Los números de vasectomías comparados a ligaduras de trompas:

📅 2015:

Vasectomías 56

Ligaduras: 14.183

📆 2016:

Vasectomías 97

Ligaduras: 12.976

En primera persona

En internet se pueden leer opiniones y testimonios de varios hombres a favor y en contra.

Del muro de Facebook de la escritora feminista Selva Almada surgió una primera experiencia de Javier Chiabrando, quien en privado, nos contó su experiencia: “Me hice la vasectomía en el 2007, a los 46 años, dos años después del nacimiento de mi segundo hijo. Primero decidimos que mi mujer se ligue las trompas pero como ella tuvo dos cesáreas y el postoperatorio hubiera sido largo decidimos que me operara yo. Entré a las 7 de la mañana a una clínica de Mar del Plata y salí a las 11, con dos cortes a los costados de los testículos. En lo estrictamente sexual es como si te sacaras una mochila de encima, porque a cierta edad que caiga un embarazo no deseado me da terror”.

En Twitter, Andrés posteó un hilo con su experiencia. Quiso hacerse una vasectomía porque había tomado la decisión de que su pareja no sufriera la carga hormonal de tomar pastillas.

“Entonces pedí una cita con el urólogo en un sanatorio privado. Me dijo que era un tipo joven y que a esta edad iba a querer coger sin parar pero que después iba a sentar cabeza, tener una familia y ahí me iba a arrepentir. Me dijo que a él le pasó y que ahora tiene dos hijos. Sacó las fotos de su billetera y me dijo ‘que se cuide ella, que es la que debe tener un embarazo’. No me hice el procedimiento y lamento que no me haya tocado un profesional más empático”.

Romina Zanellato