Sexo

Soy la chica desnuda de la foto que pasás por WhatsApp y te cuento lo que sufrí

Actualizada 17/08/2016 10:24

"Lo primero que sentí fue muchísima vergüenza y culpa, como si de alguna manera todo pasó por mi culpa". Vanessa Terán nunca pensó que iba a estar metida en algo así: empezaron a girar por WhatsApp fotos de ella desnuda.

Si la situación ya es terrible, peor fue cómo se dio cuenta. Una de sus tías le avisó que le había llegado un mensaje desde un teléfono desconocido con sus imágenes. Pero ella no fue la primera en verlas.

Las fotos ya venían circulando hacía varios meses y distintas personas le fueron contando que habían visto sus imágenes. "Le pedí al novio de una amiga que me las mostrara y ahí vi que eran las que les había mandado a un exnovio en 2013", le contó Vanessa a UNO.

Vanessa es ecuatoriana y periodista. Estudió en Buenos Aires y, después de hacer la carrera, volvió a su Quito natal en donde sus fotos giraron por grupos de hombres en WhatsApp. "En Ecuador le dicen 'cromos' a este tipo de fotos. Me decían 'hay cromos tuyos dando vuelta'", nos explicó.

Lo primero que hizo fue hablar con su exnovio. Las fotos se las había mandado solo a él por su cuenta de Gmail. A nadie más. "Él dice que no fue, todavía tenemos una buena relación y yo le creó. Lo cierto es que nunca voy a poder saber con certeza absoluta pero realmente me parece que saber quién hizo esto es lo de menos. Cosas así les pasan a las mujeres todo el tiempo, por eso existen términos como ‘non consensual porn’ y ‘revenge porn’. Es generalizado y es una forma de violencia sexual".

Pero no se quedó con eso. Siguió buscando y metiéndose en el tema. Habló con otras víctimas y descubrió un mundo que no conocía. "Me di cuenta de que no soy la primera ni la última persona a la que le hacen esto. Hay un entramado de hombres que se dedican a esto. Me dio muchísima bronca y me hizo pensar en que podía hacer algo para revertir la situación y sacar algo bueno de ella".

Lo que hizo fue escribir un texto en donde contaba su experiencia. Sin saberlo, su nota se transformó en un espacio de denuncia y de catarsis: otras víctimas le contaron su experiencia y varias personas la atacaron sin razón.

"Cuando se publicó muchísimas mujeres me escribieron, me agradecieron y me contaron sus historias. Si solo una mujer encontró que mi texto alivió su culpa o su vergüenza, hace que valga la pena. Obviamente, hubo muchísimos comentarios (la mayoría de hombres) que decían que yo tengo la culpa por puta, por sacarme la foto, por mandarla, etc. Pero estaba preparada para eso. Escribir ese texto me hizo retomar el control de la situación. En última instancia, yo no siento vergüenza de mi cuerpo y las fotos me encantan. Los que deberían sentir vergüenza son quienes las consumen sin mi permiso y violan mi intimidad", dijo sin vueltas.

Lo peor es que no hay nada que se pueda hacer por vía legal. Ni acá ni en Ecuador. "Hay un gris con esto. No hay una pena ni una ley en el código penal que hable de esto", nos dijo Daniel Monastersky, abogado especialista en delitos informáticos. La realidad es que si no hay una amenaza o una extorsión contra la persona es muy difícil hacer algo para frenar las fotos o a los que la difunden.

Monastersky aconseja hacer la denuncia de todas maneras. "Lo primero que hay que hacer es denunciar en una fiscalía o en la policía. La imagen es un dato personal y la ley es clara: la foto de una persona no es un dato que se pueda tratar sin consentimiento por lo que hay una violación a la ley. Sin embargo, lo único que frena de cajón el tema es que haya una tentativa de extorsión".

Vanessa aconseja a otras víctimas hablar con alguien al respecto (padres, amigos) y, sobre todo, "no vivirlo en silencio". "Tienen que saber que saber que no es su culpa y que no tienen nada de que disculparse o avergonzarse. Por lo general las fotos se hacen en un contexto de amor o sexualidad sana y muchísimas personas lo hacen. Enviarse fotos desnudos entre la pareja es super normal".

Aunque, de todas formas, hay cosas que no vuelven. "El ataque a mi privacidad, la violación a algo que es muy íntimo y que se hizo pensando en una persona a la que amas, que te roben eso es terrible. La paranoia que viene con eso también".