Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Series

BoJack Horseman: te contamos por qué necesitás mirar esta serie 👆🐴

Actualizada 04/10/2017 05:33

BoJack vive del éxito pasado de una serie noventosa que protagonizó: ‘Horsing Around’.

En la actualidad tanto él como los personajes que lo rodean parecen regodearse en sus miserias: autosabotaje, adicción al trabajo, alcoholismo, drogas, sexo casual, etc.

Todo esto los comparte vulnerables y nos pone a disfrutar sus avances y más aún sus más grandes retrocesos. Esta serie alimenta nuestro cinismo y nos hace reír de la miseria ajena (y propia) hasta llorar.

Ya pasé demasiado tiempo con mi verdadero yo y creeme, nadie ama a esa persona. (BoJack Horseman)

Amar al repugnante

Lejos de la seguidilla de gags acá lo que engancha es lo repugnante e incorrecto del protagonista. Llega a dar cierta culpa empatizar con BoJack. Su voluntad por volver a la fama y a la vez todo lo que hace para espantarla, vínculos que no pueden superar una noche de borrachera y drogas. Todo en él es un desastre.


Los fracasos de BoJack no paran: lo mucho que lo desilusiona leer la autobiografía que no escribe, cuando cree que protagonizar la película de ‘Secretariat’ cambiará su vida y no sucede, todo lo que le demuestra su realidad y no sabemos si él se niega a ver o simplemente, no le interesa. Respuesta a eso: más bebida, más drogas, más sexo casual, más cinismo.

Personajes adorablemente mambeados

Los personajes “secundarios” son universos con tramas muy interesantes. Diane, la esposa del frenemy de BoJack, es una neurótica que se vive contradiciendo y trae dudas existenciales imposibles de sentir lejanas a uno. Princess Carolyn que todo lo tapa con su adicción al trabajo, Todd que tiene un potencial que todos ven menos él, y así, cada partenaire nos trae historias muy ricas.


La decadencia de la ex estrella infantil Sarah Lynn denuncia la superficialidad del entorno. Y no es solo Hollywood, como todo en esta serie, son los momentos más ácidos y repugnantes los que más nos reflejan.

Eres BoJack Horseman, no hay remedio para eso (madre de Bojack)

Siempre se puede poner más incómodo

Como cuando el ídolo del pequeño BoJack le da un bello consejo: “Cuando te sientas triste, corre. No dejes de correr y nunca mires atrás”, para luego suicidarse. No hay golpe bajo, las cosas pasan. Y ya.


Aborto, depresión, adicciones, soledad, egoísmo, todos los temas son abordados sin solemnidad, con simpleza cruda y técnicas narrativas deliciosas.


MORALEJA: LA VIDA APESTA Y SIEMPRE LA PODREMOS EMPEORAR.

Lo único irreal de la serie son los personajes antropomorfos, el resto es amargamente cotidiano.

Esa sensación de eternamente fallar, mezclada con intentarlo y alegrarse de haber fallado, vuelve esta serie no en algo deprimente sino en una celebración de nuestra mediocridad. BoJack Horseman nos ayuda a reconocer que por más que lo intentemos, siempre la vamos a volver a cagar.


Netflix acaba de lanzar la cuarta temporada de la serie. Al principio quizás te cueste engancharte pero a mitad de la temporada uno ya todo se pone denso y turbio, tal y como nos gusta. Vale la pena esta cabalgata.