Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

psicoanálisis

Qué onda hacer terapia por Skype 💻

Actualizada 17/10/2017 04:17

La psicoterapia a distancia existe desde los tiempos del fundador del psicoanálisis, Sigmund Freud, que trató a algunos de sus pacientes por correo. Hoy lo reemplaza Skype, el medio por el que cada vez más psicólogos y psiquiatras atienden en nuestro país.

En Argentina, uno de los países más psicoanalizados del mundo, se abre un debate si el uso de la plataforma online trae consecuencias positivas o negativas.

“Es diferente la terapia por Skype que la tradicional, en la primera, hay indicadores que faltan y depende bastante la calidad técnica de la comunicación. Si se usa la imagen se gana en datos paraverbales pero se corre el riesgo de delay o interferencias mayores. Usando solo la voz se parece más al uso del diván”, destaca Pablo Slemenson, psicoanalista de la Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados (AEAPG).

El tema tiene tanta relevancia que hasta salió una serie “Web Therapy”, en la que la actriz Lisa Kudrow interpreta a una mujer que atiende a sus pacientes vía online en tan solo tres minutos.


Skype te permite llegar a personas que se encuentran lejos o que por algún motivo no pueden llegar al consultorio.

Mariangela Galli, especialista en el método de biografía humana desarrollado por la psicoterapeuta y escritora Laura Gutman, opina: “Las ventajas del Skype están a la vista con el hecho de tener un encuentro terapéutico desde el lugar donde uno se encuentre”.

“Decidí hacer terapia por Skype porque es la única manera de atenderme con con el grupo y la línea de trabajo de Laura Gutman, la corriente que yo sigo, ya que las terapeutas viven en Buenos Aires y yo en Patagonia”, expresa Zulma Andrada, una paciente que recibe las sesiones por este medio.

Además, las videollamadas permiten que tanto el cliente como el terapeuta se puedan ver en una amplia variedad de horarios. “Entre medio de mi agenda de trabajo o mientras mis hijos duermen en el cuarto de al lado logramos una cercanía de conexión en dos clicks”, confiesa la paciente Lorena Corteletti.

Sin embargo, este medio trae también sus desventajas: la expresión facial, el lenguaje corporal y el contacto visual son aspectos que no se ven en la terapia online.

Esto puede tener un impacto negativo en los resultados, ya que el terapeuta no tiene oportunidad de observar e interpretar este tipo de cuestiones.

Sin embargo, un informe publicado en el Journal of Technology in Human Service en el 2008, -una de las pocas investigaciones que existen sobre la efectividad de las terapias que usan herramientas como Skype-, reveló que la terapia por Internet es igual de efectiva que la que se hace cara a cara.

“En general la gente más joven presenta una situación más placentera en la terapia por Skype, es como si se sintieran más amparados por la distancia, la pantalla borra mucha veces las resistencias que tienen los pacientes”, explica Ona Sujoy, miembro titular de la Asociación Argentina de Psicología y Psicoterapia de Grupo (AAPPG).

Mirá la nota original en Aconcagua

Aconcagua