Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Prostitución

Mi novia trabaja de escort 💋 y te cuento lo que me pasa con ella y con su profesión

Actualizada 09/05/2017 02:37

Me llamo Anshar Seraphim y soy chileno, pero vivo en Estados Unidos.

Mi novia se llama Alice Little y es escort.

La distinción entre una escort y una prostituta solía ser que las primeras estaban para acompañar a eventos y otros lugares y no para sexo.

Esa definición se fue flexibilizando con el tiempo porque las prostitutas lo usaban como forma de “cubrirse”.

En realidad hoy en día los servicios son similares, con la distinción de que además de sexo, las escorts ofrecen servicios de “citas”: van a cenar, salen a algún lugar (seguro) con el cliente, etc.

Ser escort en un país donde está regulado

Alice es una escort legal en Nevada, EEUU, por lo que es relativamente seguro y los estatutos del Estado aseguran que tiene buena salud.

Su cuerpo es parte del paquete que vende, pero también lo es su mente.

Por eso, además de comer bien y mantenerse en forma, lee mucho y tiene un montón de cosas interesantes que decir, porque eso también forma parte del trabajo.

Yo gano U$S 75.000 al año (que serían U$S 6.250 por mes) y ella gana más del triple que yo, lo que significa que aunque yo tengo 36 años y ella 26, Alice tiene más plata para la jubilación y para comprar una casa que yo.

Ella, como la mayoría de las escorts, es sumamente limpia.

Se baña y se cepilla los dientes entre cliente y cliente.

Además, trabaja en un prostíbulo legal donde la gente está prestándole atención a las reglas, el preservativo debe estar siempre puesto, incluso durante el sexo oral.

Ella se hace análisis muy seguido, a pesar de todas las precauciones para satisfacer las regulaciones del lugar donde trabaja y la ley estatal.


LAS HISTORIAS DE UNA ESCORT

Nuestras conversaciones son interesantes. Las historias de su trabajo nos mantienen entretenidos.

“Tal tipo quería que lo masturbara mientras él veía una película… puso ‘Buscando a Dory’ y empezó a llorar a los 10 minutos”, me dice. ¡Las escorts cuentan las mejores historias!

Me preguntan mucho sobre el sexo con ella

Hay muchos ejemplos de afecto físico que Alice rara vez -o nunca- elegiría compartir con un cliente.

Por ejemplo el sexo tántrico, compartir la respiración mientras hacemos el amor, abrazarnos, mimarnos, cuidarnos con gestos físicos significativos de afecto.

Casi todos estuvimos en una relación con alguien que tuvo sexo con otra persona antes de nosotros, ¿te sentirías incapaz de estar cerca de la persona que amás sabiendo que compartió esa conexión con otra persona en el pasado?


Los celos son sólo un problema si la monogamia fue el paradigma acordado cuando la relación comenzó.

Yo sabía en qué tren me estaba metiendo.

Si sé todo lo que está pasando, mi confianza no se está rompiendo, no me mienten y no estoy siendo manipulado.

El resto es saber que soy el tipo por el que ella vuelve a casa.

De todas formas, entiendo que no es para todo el mundo.

El sexo es generalmente un símbolo, una manera de impartir el deseo y afecto profundos por alguien. Mientras eso sea mío, verdaderamente mío, el resto es semántica para mí.

Las personas que generalmente utilizan el servicio de escorts están muy solas, tienen problemas estéticos, problemas de confianza en sí mismos o problemas de personalidad.

Después tenés tipos con plata que simplemente no tienen tiempo para invertir en relaciones reales y sólo quieren diversión.

Alice se encarga de ellos, los hace sentir atractivos y deja que el mundo desaparezca por un rato para ellos, porque ese es su trabajo y es muy buena haciéndolo.

Sin embargo, todo el tiempo está en “modo trabajo”: mira el reloj, vigila el peligro, presta atención a la experiencia del cliente.

Eso no tiene nada que ver a cómo es en casa.

Muchos dicen que no podrían manejar estar con alguien que comparte esa intimidad con otra persona, pero ¿es realmente intimidad? No en el mismo nivel. Es sólo un acto físico.


HONESTIDAD, COMUNICACIÓN Y SEGURIDAD: LAS CLAVES

Mi novia es honesta y no tiene miedo de quién es.

Las relaciones se basan en la comunicación y la confianza. Algunas personas pueden manejar el estar con alguien que tiene sexo como forma de trabajo y otras no, pero nadie quiere darle su corazón a un mentiroso.

No me avergüenzo de quién soy, de quién es ella, ni de nuestra relación.

No soy un tipo feo y siento que tengo mucho que ofrecer.

No todas las relaciones funcionan, por supuesto, pero hasta ahora se dio todo de manera muy fluida.

Las relaciones rara vez funcionan bien para las personas inseguras y eso pasa incluso en las mejores circunstancias.

La comunicación es la clave, muchos tienen ideas preconcebidas de cómo se supone que una relación debe ser.

Esto es solo un trabajo normal que no está bueno la mayor parte del tiempo y vale la pena solo por la plata, especialmente cuando tiene que lidiar con un cliente pegajoso y obsesionado o con experiencias que parecen sacadas de una pesadilla.


NO ME INTERESA ESTAR CON OTRAS PERSONAS

Alice me animó, si yo quería, a estar con otra persona, pero honestamente tengo poco interés.

En relación a tomarlo como un trabajo, la realidad es que los escorts masculinos casi siempre sirven a clientes masculinos, pero si hubiera un mercado para trabajar con mujeres y yo quisiera hacerlo, obviamente a ella no le molestaría.

Sin embargo, soy un compañero de apoyo, no su compañero de trabajo.

Ella tiene un montón de compañeros para hacer realidad las fantasías de sus clientes de estar con más de una persona y puede hacerlo en un entorno seguro. Yo elijo quedar por fuera de todo eso.


EL VALOR DE UNA MUJER QUE ABRE LAS PIERNAS POR PLATA

Algunos están atascados en la idea de que el valor y la inteligencia de una mujer pueden medirse por la frecuencia con la que tiene relaciones sexuales y con cuántas personas las tiene.

Me pregunto si pensarían de la misma forma si fuera un hombre.

Alice es una gran persona, hablamos muchos sobre filosofía, mecánica cuántica, cuestiones sociopolíticas y ciencia.

No se puede simplemente decir “todas estas mujeres son inútiles porque abren las piernas por plata y obviamente no tienen otras habilidades”. Simplemente no es cierto.

Algunos deberían revisar la vara que usan para juzgar la inteligencia y el valor de las mujeres por la frecuencia con la que abren las piernas.

¿Por qué lo que elige hacer mi pareja o no con su cuerpo debería afectar nuestra relación o mi autoestima?

Respeto que otras personas no tengan la misma perspectiva que yo, pero eso no me hace menos orgulloso de quien soy.

Si nuestra relación falla, no estará relacionado con lo que ella hace para ganarse la vida.


Las relaciones pueden funcionar sin sexo en absoluto o teniendo una orgía en masa cada fin de semana.

El sexo es un acto, las cosas buenas están en lo que se comparte con el otro.

No estoy interesado en tener sexo casual con muchas mujeres, eso lo saqué de mi sistema en mis 20s.

Alice a veces trae a casa a alguien del trabajo. Honestamente, eso ya es mi límite de “actividades extracurriculares”.

Ella hacía esto para ganarse la vida cuando empezamos a salir (aunque yo la conocía de antes).

Es su plata, no la mía. Es su cuerpo, no el mío.

Mi pareja no es mi propiedad.

Ella elige compartirse conmigo y eso es hermoso.

La única parte que tenés que decidir si te copa es con el sexo, y ese es su trabajo. Al menos somos honestos uno con otro y nos comunicamos. Lo elegiría siempre por sobre mis relaciones anteriores.

*Testimonio de Anshar Seraphim obtenido por Sol Heberle