Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Orgullo

StoneWall Inn: el lugar donde hace 49 años estalló el orgullo LGBTI+ 💪🌈

Actualizada 27/06/2018 05:52

Junio es el mes del orgullo porque en 1969 en un bar neoyorquino llamado StoneWall Inn las personas LGBTI+ dijeron basta al acoso policial y se plantaron en una revuelta que duró dos días. Quizás un poco más. 49 años seguro.

El bar está en el barrio neoyorquino de Greenwich Village. Ahí paraban las identidades más marginadas incluso dentro del colectivo LGBTI+. Drags, trans, maricas y lesbianas ya se habían acostumbrado a que cada noche la policía hiciera operativos en las que eran golpeadas, humilladas y llevadas presas.

La madrugada del 28 de junio de 1969 fue diferente. Esa vez, cuando interrumpieron la música marica, cuando interrumpieron el luto por la muerte de la icónica Judy Garland, las fuerzas de la represión se encontraron con la resistencia.

La noche que dijimos BASTA

Como siempre, la policía se llevó a quienes vestían prendas femeninas al baño para corroborar que fuesen mujeres biológicas y, si no era así, las demoraban. Dicen que en un momento una lesbiana gritó “¿Alguien va a hacer algo?” y ese fue el detonante para que la furia travesti, marica, tortillera y más se parara y respondiera.


Quienes pudieron salir del bar fueron a buscar más gente. De repente la barricada era enorme. La policía se puso violenta pero esta vez la gente respondió.

Los policías tuvieron que refugiarse dentro del bar y pedir refuerzos. Afuera la marea crecía. La barricada y resistencia duró dos días. Fue tapa de muchos medios y visibilizó los atropellos a la comunidad LGBTI+

Las trans que comenzaron la resistencia

Dos de las gestoras para que todo esto sucediera fueron Sylvia Rivera y Marsha P. Johnson. Estas trans no solo lucharon en ese momento sino que continuaron por los derechos de las identidades trans incluso luego, cuando gays y lesbianas las olvidaron e intentaron ignorarlas.

“Nosotras estábamos involucradas en muchas luchas, yo y otras personas trans. (…) La única razón por la que nos toleraban en sus filas era porque íbamos al frente, no teníamos nada que perder. Ustedes tenían Derechos, nosotras no teníamos nada que perder” — Sylvia Rivera (1971)


MARSHA P. JOHNSON Y SYLVIA RIVERA

Lo que pasó en StoneWall no fue lo primero, pero sí fue algo fundacional. En un momento en el que ser no heterosexual era considerado una enfermedad y hasta penado por ley –cómo sigue pasando hoy en algunos países- esta revuelta y visibilización ayudó a que se armaran organizaciones que todavía hoy marchan y exigen derechos.

StoneWall Inn: qué ver y qué no

En Netflix pueden encontrar el documental ‘Vida y muerte de Marsha P. Johnson’ en el que se cuentan no sólo los hechos de StoneWall sino también la vida de su compañera, Sylvia Rivera.

Lo que no hay que ver ni por joda es la película de 2015 ‘StoneWall’. En esta cinta el que empieza la revuelta es un gay, blanco, rubio y de belleza hegemónica. El director Roland Emmerich es conocido por películas de ficción como Godzilla: bueno, esta fue igual de ficticia pero más y justamente boicoteada.