Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Nueva York

10 similitudes y diferencias entre Buenos Aires y Nueva York 🗽

Actualizada 22/08/2017 05:31

SIMILITUDES

La gente te atropella para entrar al subteLos neoyorkinos suelen ser amigables y cordiales. Pero cuando se trata de entrar al vagón, se convierten en un argentino más empujando en Plaza Miserere a las ocho de la mañana.Siempre está el vivo que te quiere pasar con la plata.

Ojo con los mozos que se auto-dan propina en la cuenta, los tacheros que te quieren cobrar comisiones que no existen y los vendedores que te cagan el vuelto. La viveza es universal.

Está prohibido fumar en espacios públicos.

Sean lugares abiertos o cerrados, es ilegal prender un pucho (o lo que sea).

Las bicis cruzan en rojo

Entre que no hay bicisendas, van rapidísimo y no frenan, hay que mirar para todos lados antes de cruzar.

También sufren de acoso sexual en el transporte público

Todos los vagones del subte tienen carteles remarcando que los roces y/o toques inapropiados son un delito.

Diferencias

Lo común es que la gente coma sola o caminando por la calle

En especial durante la hora del almuerzo, los cafés, las plazas y las veredas se llenan de oficinistas comiendo más solos que un hongo.

La tarjeta de transporte sólo funciona para una persona

A diferencia de la SUBE, no se puede pasar la MetroCard dos veces seguidas por un molinete, sino que tenés que esperar un rato largo para volver a usarla. No hay tal “pagame este viaje que después te pago yo”.

Todos se mueven con UBER o LYFT

Es más fácil pedir uno que conseguir yerba en el supermercado.

El reciclado de basura no es joda

Hay días y horarios para sacar la basura “común” y la reciclable, en bolsas de distinto color. Si te agarran sacándola a la hora incorrecta o sin separarla, hay multas desde 25 hasta 300 dólares.

Los balcones y las ventanas no tienen rejas

La ciudad de Nueva York puede tener cientos de otros problemas (para empezar, el recordatorio sobre la inminente amenaza terrorista es constante), pero la inseguridad criminal no es uno. No hay cerramientos ni en casas ni en edificios.