Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Negocios

Rocío arma velas con olores relacionados a libros y series 🕯 📚

Actualizada 26/04/2018 05:07

A Rocío Degarbe siempre le gustó leer con un rico café o escuchando música. Pero en algún momento empezó a sentir que a esa escena de lectura le faltaba algo. Entonces empezó a mirar las redes sociales y encontró lo que estaba buscando: velas. Así arrancó con Smell Books, velas especiales para acompañar distintos libros.

“Cuando leemos, siempre solemos imaginarnos lo que los personajes de los libros están pasando y a veces nos gustaría hasta estar adentro del propio libro. Entonces creí que si hacía velas que tengan aromas relacionados a algo de los libros, esa magia iba a crecer un poco más”, explica.


No es la única que lo pensó. Aunque su aroma no puede percibirse a través de las pantallas, las “velas literarias” son la nueva obsesión entre los bookstagrammers. Los usan para armar un ambiente especial cuando van a leer.

Para empezar con el proyecto, Rocío empezó a ver tutoriales en YouTube que le enseñaban a hacer las velas. “Vi que todos te decían cosas diferentes y nadie te daba la técnica real para que salgan bien. Entonces hice lo que yo creía”, cuenta.

Ahora tiene un sector en su cocina lleno de latas en las que calienta la cera de soja para crear sus productos. Ahí, con música generalmente, se pone a fabricarlas. Las más pedidas son las que están relacionadas con el universo de Harry Potter.

En Internet (y en otros países) hay muchas: Jane Austen, Alicia en el país de las maravillas, Sherlock Holmes, Peter Pan y, sobre todo, velas con aroma a libro, para los que leen en formato digital.


“Cada vela tiene un aroma específico que te lleva a un momento especial del libro o de sus personajes. Las velas que hice son de libros que ya leí, porque solo así puedo lograr que tenga el aroma justo”, explica.

A veces esa relación tiene que ver con un momento del libro. Por ejemplo, la vela Con amor, Simon del libro Yo, Simon, Homosapiens, tiene aroma a galletitas Oreo, porque dos de sus protagonistas son prácticamente adictos a comerlas. “Lo bueno es que solo el lector sabe por qué puse ese aroma. Eso lo hace más especial y genial”, piensa.

Rocío sueña con poder enviar sus velas a otros países o poder tener su propio stand en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, para poder llegar a muchas más personas. Además hace poco empezó a hacer velas de algunas series como Stranger Things, Grey’s Anatomy y de Gilmore Girls. Ésta última, obviamente, con olor a café.

Aldana Vales