Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Negocios

Quién es El Jevi, el dueño de los kioscos en donde solo se escucha METAL

Actualizada 16/08/2016 03:53

La historia arranca en Florencio Varela. Barrio cumbiero, como él le dice. Ahí tuvo su primer local y de ahí sacó el apodo que lo marcó para toda su vida: El Jevi. Así lo llamaban en el colegio y ese fue el nombre que le dio a su propia cadena de kioscos que crece cada vez más por el barrio de Palermo.

Alexander Evterev, El Jevi, abrió su primer kiosco en su barrio a los 18 años. Lo hizo para laburar de algo, sin pensar que después terminaría teniendo su propia cadena. “Ese local duró 4 años, pero era un agotamiento físico y mental. Es un barrio tan picante que estaba todo el tiempo tenso”, cuenta El Jevi a UNO.

Dejó el kiosco y se puso a trabajar en relación de dependencia en distintos locales de ropa. Ahí se dio cuenta de dos cosas:

1. Tenía que tratar de tener su propia empresa

2. Si ese día llegaba, no iba a escuchar nunca cumbia, ni pop ni nada de eso que lo taladraba en su laburo. Solo se iba a escuchar METAL.

Dicho y hecho. En 2012 El Jevi abrió su primer kiosco en Palermo junto a su mujer, Gabriela Fernández, a quien conoció un verano de 2010 en la puerta de Liquid, donde El Jevi trabajaba de patova.

Pero el metal siempre está presente en esta historia. “La conocí gracias a Metallica”, tira El Jevi. Alex trabajaba de seguridad en Tequila y en lugar de ir a hacer temporada en Punta del Este dejó ese trabajo y pasó a Liquid para poder ver a Metallica, que tocaba en Buenos Aires ese enero.

Los dos juntaron sus ahorros y abrieron su primer kiosco con una inversión de US$ 15.000. En Cabrera y Sánchez de Bustamante nació el primer El Jevi y ahí arrancó el sueño de tener su propia cadena. “En ningún trabajo en dependencia hacés lo que ganás en un kiosco bien manejado. Ahí vimos el potencial que tenía esto”, comentan los dueños de un negocio que factura más de $ 5 millones por mes.

“La diferencia entre que sea un currito o no, es dar servicios. Si no cargo SUBE porque no me da ganancia, si no hago carga virtual o no vendo puchos por lo mismo, ¿por qué van a venir a mi kiosco y no a Carrefour? Hay que tener servicios que nadie más dé para que entre gente. Si yo no te puedo tentar con un chocolate en el barrio más rico del país soy un fracaso como comerciante. Nosotros reinvertimos todo lo que ganamos, no tenemos ni auto ni casa propia. Seguimos alquilando y cada tanto metemos unos viajes”, dispara Alex con la firmeza del metal.

Hoy El Jevi tiene 10 locales, todos por Palermo, de los cuales 5 se abrieron en los últimos seis meses. En TODOS solo se escucha metal. “En cada kiosco hay una lista de 3500 temas. Solo se pueden escuchar esos. Hay desde Megadeth a Bon Jovi”, explica. Nada de cumbia.