Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Negocios

Estos pibes hacen zapatillas con BASURA y son geniales 👟

Actualizada 18/09/2017 10:41

"Nuestras zapatillas son basura y estamos orgullosos", dicen ellos, tres amigos mendocinos que hace cuatro años crearon Xinca, un emprendimiento que vende calzado hecho con neumáticos reciclados y producido por personas en estado de vulnerabilidad social.

Ezequiel Gatti, Nazareno El Hom y Alejandro Malgor cuentan que la marca nació a partir de un cambio interno en ellos mismos. “Queríamos romper con esa idea errónea de creer que uno tiene que ser una persona cuando trabaja, impulsada por hacer plata, y otra cuando quiere ayudar a los demás o cambiar el planeta. Nos sentíamos partidos y queríamos animarnos a ser una sola persona todo el tiempo”, dice Alejandro.

Fue entonces cuando conocieron el concepto de empresas B, que son las que buscan dar soluciones a problemas sociales o ambientales, y además ser rentables. Sintieron que encontraron justo lo que estaban buscando.


Xinca es, por un lado, sustentable. Cuando éstos amigos mendocinos empezaron a meterse en el tema de las problemáticas ambientales se encontraron que en la Argentina se tiran unas 120 mil toneladas de neumáticos al año. Entonces se les ocurrió que con eso podían hacer las suelas de las zapatillas.

También sumaron los residuos de la industria textil, una de las más contaminantes después de la petrolera. Hay algunos modelos hechos con telas reutilizadas de diferentes orígenes, como jeans o ropa de trabajo, entre otros.

Otra cosa copada de este proyecto es que tiene un fin social. “Nos impulsaba el hacer las cosas de un modo diferente. De ganar plata, pero a nuestro modo. Movidos por el instinto pero siempre con la meta en la cabeza de hacer plata y al mismo tiempo ayudar a personas con escasas oportunidades”, explica Alejandro a UNO.

“Sumamos la inserción social en los procesos productivos de personas que estaban en dificultades, hemos trabajado con madres solteras, con organizaciones rurales acercándole trabajo, personas con alguna discapacidad y hace un año que estamos trabajando con internos del Penal de San Felipe”, cuenta.

Desde que fue creada en 2013, Xinca ya recicló un montón de residuos: más de 20 mil kg. de desechos de la industria del neumático, más de 3 mil kg. de textiles y unos 2 mil kg. de otros materiales (lonas publicitarias, sachet de leche, etcétera).

“En el mundo hay cada vez más empresas como Xinca. Empresas que son exitosas desde todo punto de vista. Empresas que además de generar rentabilidad, cuidan al planeta y piensan en las generaciones futuras. Este es un movimiento que no va a parar de crecer y cada vez son más tenidas en cuenta por las personas a los hora de comprar”, asegura Alejandro.