Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Negocios

Estos emprendedores te cuentan en qué se equivocaron para que vos no te equivoques 👍

Actualizada 27/12/2017 06:23

Arrancar un negocio no es fácil. Acá te contamos todo lo que tenés que saber para dar los primeros pasos.

Ahora llegó el momento de contarte en qué se equivocaron otros para que, trates, de no cagarla. Por eso, le preguntamos a cinco emprendedores qué creen que hicieron mal y por qué.

Cuando se trata de $$$, jugar sobre seguro

Marlom’s Popcorn es una compañía que vende pochoclo para microondas. Uno de sus dueños, Agustín Parma, tiene varios posgrados: Administración de Empresas, Pymes y Finanzas y también en Marketing Estratégico de la Universidad Católica Argentina, la Escuela de Negocios de la Universidad Austral y la Universidad de San Andrés.

Agustín y sus socios compraron la empresa en 2010. En aquel momento, tuvieron que endeudarse en dólares a cinco años. Un error, visto desde 2017.

“Fue justo antes del desdoblamiento cambiario entre el dólar oficial y el ‘blue’. Firmamos con un dólar que rondaba los cuatro pesos y terminamos pagando con el dólar cerca de los 15. Hoy esto no lo haría, hubiera buscado alguna otra manera de atar la deuda a la facturación de la compañía, que mayormente es en pesos.”

Para sobrellevar este peso, resalta, tuvo atrás a todos sus socios y eso le funciono bárbaro. Hay que saber elegir. Cuenta el Señor del Popcorn:


También dice que hay que apoyarse en el know how de los empleados, más cuando la empresa trae una historia de años, como era el caso de Marlom’s, para luego sí hacer crecer con nuevas incorporaciones.

“Nos apoyamos muchísimo en los operarios, en el responsable comercial, y en el encargado administrativo que estaban trabajando al momento de hacernos cargo de la empresa. Casi todos ellos siguen siendo parte del equipo, y aportan una historia y un know-how valiosísimo.”

Fuerza y tiempo

ProApp es una aplicación para smartphones que tiene como objetivo solucionar la invasión de consultas por WhatsApp que sufren los profesionales.

La app te deja cobrar por el asesoramiento a través de un chat y a la vez que mantienen privado el número de teléfono del profesional.

Los dos socios fundadores, Daniel Rugna y Luciano Grane, son médicos, uno cirujano general y otro anestesiólogo. Aunque la app surgió como una manera de responder consultas relacionadas con la salud, mientras la iban haciendo decidieron meterse en otros rubros.

La de ellos, por ahora, es una historia de éxito así que no pueden señalar algo que consideran como un fracaso total. “El real fracaso es nunca intentar desarrollar la idea”, dicen.


“El 99% de las startups se quedan en el camino por falta de perseverancia o por no saber lidiar con los problemas que surgen todos los días. Hay que formar un equipo de trabajo heterogéneo, que se complementen en las tareas y saber elegir quiénes van a empujar el proyecto hacia adelante.”

Les hubiera gustado dedicar más tiempo a testear la app de manera abierta y así tener la posibilidad de ir cambiando el modelo de negocio.

Estar encima de todo

Eduardo Tagliercio es tecnólogo en alimentos y uno de los creadores de Kernel, snacks hecho a base de semillas de girasol. Es una pyme que nació en 2016 y, en su planta ubicada en la provincia de La Pampa, elaboró 70 mil toneladas de producto en el pasado año.


Las primeras ventas son muy difíciles para una pyme, y por eso, según Tagliercio: “No sirve agregarle atributos a un producto cuando después, una vez que lo tenés fabricado, al mayorista solo le interesa el descuento que le van a hacer y que generalmente terminás aceptando.”

SER PROFESIONAL


Seamos un Árbol es un servicio fúnebre que busca convertir a los cementerios tradicionales en “bosques urbanos”.

Según cuentan sus fundadores, “tienen una mirada ecológica y un fin noble”: utilizan las cenizas de la persona fallecida para plantar un árbol en su nombre.

En la ceremonia de plantado participan sus seres querido y el árbol, “además de conmemorar a la persona fallecida, tendrá una misión beneficiosa para el medio ambiente”. Ya llevan vendidos 467 servicios, lo que se traduce en 467 árboles plantados.

Jorge Bellsola Ferrer, fundador de la empresa, dice cuatro cosas que no volvería a hacer al momento de arrancar un emprendimiento.

#1 No trabajar con amigos:

“Es una tarea difícil. La experiencia me demostró que todos estamos en la vida haciendo lo mejor posible, pero que no siempre acertamos. A la hora de encontrarse con desaciertos, lo mejor es no salir de la relación laboral para solucionarlos.”

#2 “No volvería a tener miedo a equivocarme”:

“Quien ha hecho muchas cosas sabe, que no es la seguridad lo que te hace seguir adelante, sino que la confianza en uno mismo para resolver los errores que se cometan. El no hacer por miedo, no genera más que nada.”

#3 No contar las ideas “a la ligera”:

“Aprendí a que armar las ideas lleva tiempo, a que las cosas van cambiando a medida que uno las decanta. Es importante tener una idea, escribirla, volver a hacerlo y de a poco va tomando forma. Hay que darle tiempo a la creatividad.”


#4 “No desatender ninguna de las partes de un proyecto”:

“Todo es importante, principalmente porque requiere tiempo, el recurso más preciado” que uno tiene. “Muchas veces, nos dejamos llevar por lo que más nos seduce, ya sea porque es la parte que nos interesa, o es lo que nos da dinero, o es lo que nos divierte, cuando en verdad, tiene que haber un poco de todo.”