Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

mujeres

El #ImpuestoRosa: por qué los productos “para mujeres” son más caros 😠

Actualizada 19/03/2018 08:54

Se llama impuesto rosa y es, ni más ni menos, que una estrategia de marketing: las empresas de consumo masivo descubrieron que las consumidoras están dispuestas a pagar más por el mismo artículo si está comercializado como exclusivo para ellas 😖


Giphy

Así, con un mero cambio estético y el enfoque indicado para venderlo, el mismo perfume, el mismo desodorante o el mismo jabón pasa automáticamente a ser “para mujeres”. Y también automáticamente aumenta su precio de venta.


InformateSalta

El pink tax (“impuesto rosa”) no es solamente un fenómeno local, pero en Argentina un relevamiento reciente hecho en más de 500 puntos de venta revela que las mujeres pagan entre un 5 y un 100% más por las versiones “femeninas” de los mismos productos genéricos o “para varones”.


Los Andes

La belleza cuesta caro

El efecto es notable en los artículos de perfumería y belleza, y esto no es casualidad. Paloma Bokser, vicepresidenta del Centro de Educación al Consumidor sugiere que “la sociedad le inculca a la mujer que tiene que invertir mucho en su aspecto porque eso es sinónimo de éxito y felicidad. Este imaginario responde a construcciones sociales promovidas quizás por las mismas empresas para luego justificar los sobreprecios”.


Giphy

Pintalo de rosa

Sin embargo, la variación de precio “por rosa” no es exclusiva de estos rubros: muchos de los otros ejemplos de productos para ellos/para ellas llegan hasta el ridículo. ¿Qué hará de diferente la calculadora de la izquierda para ser más cara que la de la derecha?


WomanTax

¿Qué podemos hacer al respecto?

En primer lugar, ahora que lo sabemos, comparar: ver si hay alguna diferencia sustancial o si la misma maquinita de afeitar en azul te funciona igual de bien.

Y, también, verlo en contexto: no son sólo algunos centavos. Si pensás que es tan fácil como “comprar el otro”, tené en cuenta que esta es solo una faceta de muchas desigualdades por género: desde la disparidad en el mercado laboral y los salarios hasta los (inevitables) impuestos en los productos de higiene, que poco tienen que ver con la belleza, como las toallas femeninas o los tampones.


Giphy

Fuentes: WomanTax, Clarin, La Nación.