Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Marketing

Los productos más insólitos con la cara del Che Guevara 😬

Actualizada 31/07/2017 04:00

"Guerrillero Heroico”, la icónica foto que Alberto Korda le tomó al Che Guevara en 1960, es una de las más importantes del siglo XX.

Esto hace prácticamente imposible que no te hayas “cruzado” con ella en algún momento de la vida, y que tengas una idea — aunque sea lejana- de con qué tiene que ver.


Los múltiples recorridos que puede tener por la cultura popular una imagen así — fue incluso nombrada como el retrato más famoso de la historia- son infinitos.

Entre esos trayectos están, por supuesto, los que la llevan al consumo irónico y al marketing de productos en general. En este caso, no hablamos de poner el stencil del rostro en una remera, ni siquiera su presencia en una tienda de souvenirs. Hay casos en los que la foto del revolucionario argentino fue por caminos insólitos en pos de vender algún producto.


Recientemente, una compañía de emprendimientos inmobiliarios pensó que tendría mucha onda promocionar su nuevo edificio así: “un lugar revolucionario para vivir y trabajar”.


En el primer desfile internacional en Cuba después de más de 50 años, Chanel presentó a Gisele Bundchen con este traje de baño estampado:


Siguiendo con el rubro textil, un equipo de tercera división brasilero, Madureira, lo incluyó en su indumentaria… aclarando que se trataba de una estrategia de promoción (!).


La bebida energética Rebel Spirit parece haber googleado “espíritu + revolución” y puso en su aviso la lata con una versión de la foto de Korda junto a un rubio surfeando. Su slogan: “es hora de tu revolución”.


Ya en 1990, el helado Magnum en Australia había hecho este sabor cereza… o “CHErry guevara”.


También hay figuras de acción de Ernesto, con todo su set de accesorios (¿por qué tendría una remera con su propia cara?).


Y hasta un muñeco bobblehead (esos que se ponen en el auto para que se les mueva la cabeza).


¿Cómo llega este símbolo del idealista, de la revolución, del guerrillero dispuesto a morir por una causa a dar la vuelta hasta que alguien piense que convoca a comer un helado?

El autor Michael Casey, que escribió un libro al respecto, opina que al volverse “el” ícono posmoderno, significa “cualquier cosa para cualquier persona y todo para todos”.


Fuentes: NYTimes, Oscar en Fotos, Design Observer, Uol.br.