Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por d√≠a con noticias para nuestra generaci√≥n. Simple. Sin vueltas y sin spam ūüėČ

Marihuana medicinal

Conocé a Adriano, que cultiva su propia marihuana 🌱 medicinal y ayuda a otros pacientes a aliviar el dolor

Actualizada 10/05/2017 07:48

Cuando ten√≠a 25 a√Īos, a Adriano R. (27) le diagnosticaron una neuralgia del trig√©mino, una enfermedad que afecta a un nervio que nace en el tronco del cerebro y tiene tres ramas: el nervio oft√°lmico, el nervio maxilar y el nervio mandibular.

Se la conoce como la ‚Äúenfermedad del suicidio‚ÄĚ, porque muchas personas que la padecen, antes la imposibilidad de calmar el dolor, se suicidan.


Adriano vive en Bahía Blanca, y en el patio de su casa cultiva las plantas de marihuana que lo sacaron de la tortura permanente en la que vivía.


La asociación Cannabis Medicinal Bahía Blanca dictaba algunos cursos de cultivo y se acercó.

Pensaba que, con probar, no podía perder nada.

La ley de uso medicinal del cannabis todav√≠a no exist√≠a: se aprob√≥ reci√©n en marzo de este a√Īo, pero igual no autoriza a Adriano a cultivar.

Contempla solamente la posibilidad de importar aceites autorizados por el Estado y producidos en Estados Unidos.


Enseguida descubrió que no sólo el cannabis lo ayudaba a calmar los dolores (de a poco dejó todas las pastillas y recuperó su calidad de vida) sino que el mismo hecho de cultivar, cuidar la planta, estar en contacto con la tierra, le resulta terapéutico.


Aunque él nunca le dijo a su neurólogo que estaba usando marihuana, recomienda siempre consultar con un médico antes de empezar a usarlo. Su actual doctor de confianza le hizo un certificado que indica que es usuario medicinal de cannabis.


M√°s que a ir preso por cultivar, Adriano hoy le tiene miedo a que le saquen sus plantas.


Es que la marihuana (que no solo sirve en aceite sino tambi√©n vaporizada, en cremas, como manteca, etc.) es lo √ļnico que lo alivi√≥ y trata de ayudar a bastante gente a que tenga menos sufrimiento.

No es que nunca más sintió dolor, sólo que ahora, cuando tiene crisis intensas se vaporiza con marihuana, y eso le permite descansar y despertar sin molestias.

Por eso reclama, como todo el movimiento cannábico argentino, la despenalización del autocultivo.