Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Maquillaje

Conocé Karma Pink, la nueva marca inclusiva y nacional de maquillaje 💄

Actualizada 12/07/2018 05:03

Las marcas de maquillaje siempre muestran más o menos lo mismo: mujeres veinteañeras, flacas, blancas y bellas. Pero no todo es así. Hay todo un mercado no explorado a nivel masivo en Argentina que crece día a día gracias a youtubers “beauty gurús” y programas como RuPaul’s Drag Race, que nos muestran que el mercado es muchísimo más amplio.

Rosie Riva vio esto y decidió crear Karma Pink para mostrar una faceta distinta del mundo de los labiales, sombras, rubores y más.

CÓMO EMPEZÓ TODO


Rosie tiene 29 años y estudió maquillaje y diseño gráfico: “Trabajé siempre en la industria cosmética como diseñadora, pero con el tiempo me surgieron ganas de tener algo propio y me pareció que unir estas dos pasiones para generar algo nuevo era la respuesta más obvia. Quizás no la más fácil, pero si la que más me iba a llenar como profesional”.

Un día le planteó a su jefe que tenía ganas de crear su propia línea de makeup y la respuesta fue ¿por qué no?. “En ese momento me olvidé de todas las excusas y acá estamos. Me junté con dos personas con años de experiencia en el rubro y juntos trabajamos por un año y medio en el desarrollo de la empresa”, cuenta. Así nació Karma Pink.

“Siempre tuvimos claro a dónde queríamos ir y qué queríamos ofrecerle a nuestros consumidores: un producto excelente, que se vea estéticamente atractivo y a un precio accesible. Y aunque hace muy poquito que existimos en el mercado, ese es el feedback que venimos recibiendo”, dice.

LA INCLUSIÓN Y EL ADIÓS AL MUNDO BINARIO


Karma Pink decidió tener modelos no hegemónicos en todas las gráficas de la marca.

“Detrás del maquillaje hay mucho más que modelos hegemónicos: hay pasión, creatividad, identidad, y nada de esto debería estar ligado a la apariencia o una limitación cultural. Al arrancar algo desde cero podés elegir qué querés mostrar y me pareció que teníamos el deber de hacer llegar el mensaje de que ser diferente está bien, que no importa lo que digan y que todos son bienvenidos”, dice.

Con respecto al largo camino que hay para recorrer en la inclusión en el mundo de maquillaje, Rosie cree que es necesario que la sociedad acompañe estos cambios de paradigmas para poder erradicar la discriminación de género. “Creo que muchas grandes marcas temen ver afectadas sus ventas por hacer alguna declaración de este tipo, o simplemente no es el público al que apuntan”.

Que algo esté invisibilizado no significa que no exista”. Rosie es tajante en la razón que la llevó a tener modelos diferentes en su marca: “Me parece fundamental que todos sigan sus pasiones sin barreras, sin miedos, sin discriminación”.


El maquillaje no siempre fue lo que es hoy. En la antigüedad, hombres y mujeres lo usaban para transmitir sus estados de ánimo, su lugar de pertenencia, su estatus social y/o económico, en rituales o sesiones espirituales. “El ser humano viene usando el maquillaje como medio de expresión desde hace mucho tiempo más que se decidiera que estaba solo destinado a un público femenino y particularmente me parece algo que vale la pena retomar”, cuenta Rosie.




Las paletas de sombras se pueden armar de manera personalizada entre 20 tonos diferentes, pero algunas de las sugerencias están inspiradas en las princesas de Disney. “Más allá de haber crecido con estos personajes, creo que en ellas se ve justamente todo tipo de mujeres, algunas más reprimidas y otras mucho más transgresoras”, dice.

La evolución de las figuras femeninas en estas películas fue cambiando con los años casi a la par que la sociedad: Blancanieves es de 1937, Cenicienta del 50, así que suena bastante lógico que esperaran la salvación de un príncipe azul escapando de una situación injusta. Después aparecieron en la pantalla personajes como Mulán, que rompe todas las reglas de una sociedad patriarcal y sale a luchar por ser más que una buena esposa.

“De alguna manera, cada una de ellas representa el lugar en el que estamos, en el que estuvimos o al que queremos llegar. Hay mujeres que sueñan con casarse y tener hijos como aspiración máxima, otras quieren ser programadoras, o astronautas, todas existimos y todas estamos bajo el feminismo que yo elijo”.

CÓMO ES EL PROCESO DE CREAR MAQUILLAJE


Karma trabaja con varios laboratorios que desarrollan fórmulas específicas según sus pedidos. Se prueban, se corrigen, se elige el packaging, el nombre y se tramitan los certificados (todos los productos cosméticos tienen que estar inscriptos y aprobados por ANMAT).

“Es fundamental escuchar lo que necesitan los usuarios, saber qué les gusta, qué no, qué les sirve, cuánto pueden pagar y adaptarme a esas necesidades. Quizás nuestros desarrollos lleven más tiempo que los de grandes empresas, pero nos gusta cuidar del detalle y estar seguros de la calidad del producto. Nos es muy importante que el consumidor se dé cuenta de que un producto puede ser nacional y competir con uno internacional sin ningún problema, y a un precio súper accesible”, explica.

Los productos de Karma Pink se pueden comprar en karmapinkcosmetics.com, hacen envíos a todo el país y además trabajan con algunos locales y showrooms fijos.