Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Lenguaje inclusivo

Hablamos con un lingüista para entender más sobre lenguaje inclusivo ☝

Actualizada 12/07/2018 04:27

El lenguaje inclusivo y el neutro vienen rompiendo esquemas hace un tiempo y ahora la polémica está servida. Analizamos algunos casos, posturas de la Real Academia Española (RAE) y además charlamos con Santiago Kalinowsky, director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras para saber conocer más.

Ministros y ministras, pero jamás ‘ministres’

Si hay mayoría de ministros se usa ‘ministros’, ahora, si hay mayoría de mujeres no se usa ‘ministras’, ¿por qué?, porque el genérico gramatical es masculino. Solución: la RAE aceptó usar un inclusivo ‘ministros y ministras’. ¿Por qué no ‘ministres’?

“‘Ministros y ministras’ desde el punto de vista gramatical es algo que no implica la violación de ninguna regla y, en algunas expresiones como ‘damas y caballeros’ o ‘señoras y señores’, se trata incluso de una fórmula casi obligatoria en ciertos contextos. Concretamente, su oposición es acerca de la creación de reglas gramaticales y un repertorio de morfemas, porque las lenguas no cambian esas cosas por decisión consciente de ningún grupo o institución”, explica Santiago Kalinowsky.


Un caso para analizar es el de la empresa española ‘Aceites y Energía Santa María’. Se escudó en que el contrato decía ‘trabajadores’ para no pagarle a las trabajadoras, lo que respondió la RAE ¡te sorprenderá! (Bueno, no)

La RAE desde su cuenta de Twitter salió a explicar el uso del genérico masculino para colectivos mixtos, pero después en otro tweet le erró al tono insistiendo con este masculino.


“El origen del masculino genérico es puramente convencional, esto no impide que pueda tener los efectos denunciados por quienes no se ven incluidos en ese masculino”, dice Kalinowsky. Y eso no pasa por capricho, hay una realidad histórica de desigualdad entre hombres y mujeres sostenido a lo largo del tiempo y defendido por sus beneficiarios.

“Las fórmulas de inclusión demostraron ser un recurso extraordinariamente potente, que ningún actor social o político puede darse el lujo de desperdiciar”, explica Kalinowsky.

El director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras también cuenta que “no se trata de un fenómeno gramatical, de un cambio lingüístico inconsciente de los hablantes, sino que se trata de una intervención consciente por parte de determinados grupos que buscan el progreso social de las minorías sexuales”.

Es decir, “pertenece al ámbito de la retórica (porque busca un efecto en el auditorio y, a través de él, un impacto en la realidad) y no al de la lingüística”.


Mientras la RAE se expresa abiertamente contra el uso del neutro, Kalinowsky comenta que prefiere la conducta de la Academia Argentina de Letras de no tomar postura sobre un fenómeno que es esencialmente político y cultural. “Cualquier pronunciamiento sería interpretado casi exclusivamente como una intervención política”, dice.

VAMOS LES PIBES

Si bien hace varios años que este cambio se viene planteando, son les estudiantes quienes vienen dando la pelea y visibilización más grande.

Periodistas como Jorge Lanata y Eduardo Feinmann, en cambio, se indignan con esto y quieren corregirles.

Y si a alguien todavía no le queda claro, acá una explicación bastante directa: “no es una palabrita, es un derecho”


EL ESTADO HABLÓ DEL TEMA Y LO BANCA

Desde la web oficial del Estado argentino emitieron un artículo reflexionando sobre el uso del lenguaje inclusivo.

En el texto señalan que “si quisiéramos hablar desde un lenguaje inclusivo, no podríamos pensarnos en sólo dos grupos. La diversidad sexual, la visibilidad de aquellas identidades que no “encajan” en el binomio, han puesto en jaque la utilización binaria”.

“Debemos perder el miedo a la modificación del lenguaje, a la creación de nuevas formas discursivas. El lenguaje ha ido evolucionando y lo seguirá haciendo, mas lo importante es que ese camino irreversible lo sea de manera inclusiva”.

Si te interesa lo podés leer completo acá.