Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Legalicémosla

Mi hija consume marihuana medicinal y te cuento cómo le cambió la vida

Actualizada 17/08/2016 10:11

Julieta tiene 27 años y hace 25 que tuvo meningoencefalitis herpética, una enfermedad que le atacó el cerebro. Le dejó una discapacidad mental y una epilepsia que parecía incontrolable.

Aparecía en cualquier momento y sin aviso. Todo se podía convertir en un potencial peligro: pasarle un maté a alguien podía terminar en una quemadura o caminar por la casa podía costarle un par de dientes.

Juli tiene epilepsia refractaria, un tipo de epilepsia resistente a los medicamentos que se suelen usar para frenar las convulsiones. Hace un año y medio usó por primera vez aceite de cannabis para parar los ataques. Desde ese día, su vida cambió.

“Cuando empezó con este tratamiento sus ataques bajaron un 70 por ciento. Además, está muchísimo más despierta porque le pudimos bajar la cantidad de drogas anticonvulsionantes que le dábamos”, nos cuenta Ana García Nicora, su mamá y fundadora de Cannabis Medicinal Argentina (CAMEDA), la primera asociación argentina sobre marihuana medicinal.

El aceite de cannabis que usa Juli es importado y cuesta 275 dólares por frasco de 100 ml. Cada uno le dura unos tres meses tomándolo tres veces por día en dosis mínimas.


El producto se hace en Colorado, un estado de EEUU en donde la marihuana es legal, y es fuerte en cannabidol (CBD), uno de los componentes de la marihuana que sirve como medicamento, y muy bajo en THC, la sustancia que hace que quedes loco.

Conseguir este aceite no es nada fácil ni barato. El año pasado lo quisieron comprar por primera vez entre varias familias con situaciones parecidas e hicieron un pedido que nunca llegó. La ADUANA no lo dejó pasar por tener cannabis.

Ahí fue cuando Ana decidió fundar CAMEDA. En noviembre, lograron la autorización para entrar el primer pedido de aceite de cannabis. Ya llevan más de 85, pero de todas maneras falta mucho por hacer. “Estamos esposados por nuestras leyes”, dice.


En el Congreso hay tres proyectos de ley que buscan legalizar la marihuana medicinal y que se empiece a investigar sobre el tema en la Argentina. El último fue presentado esta semana por la senadora del Frente para la Victoria Silvina García Larraburu.

Ana tiene fe y cree que dentro de poco va a haber una regulación sobre el tema. “Nosotros esperamos que acá no pese la ideología. Nosotros estamos atravesados por el dolor, no por ideologías. No importa que piense cada uno, solo queremos que nuestros hijos estén mejor”.