Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Largué todo y me fui de viaje

Tatiana compró una combi con su mejor amiga y recorrieron juntas Sudamérica 🚐🌎

Actualizada 02/02/2017 07:52

Además anduvo por Turquía, Irán, Omán, Pakistán y China. En 5 meses solo pagó 2 noches de hospedaje. Ahora viaja con su pareja.

CÓMO ARRANCAR: LA DECISIÓN

“A los 18 años viajé a Israel y España y decidí que nunca usaría mis vacaciones para ir de joda a la playa, sino para viajar, conocer lugares, aprender cosas y crecer", le dice a UNO.

      "A los 19 me fui al Norte con dos amigos hombres que se dejaron convencer mientras mi grupo de amigas se fue a la playa. Y así sucesivamente hasta que a los 22, cansada de la facu, y sintiendo que torcía mi destino -porque yo quería viajar y no me gustaba lo que estudiaba-, compramos una combi VW del año 88 con mi mejor amiga y salimos juntas a recorrer Sudamérica por un año, viviendo en la combi y vendiendo artesanías para pagar la nafta".

"Ahora, diez años después, soy ingeniera y estoy viajando con mi pareja por Asia hace cinco meses”, nos cuenta.


LA PLATA

“En el primer viaje hacía artesanías para juntar plata para comer y para nafta. Hospedaje no pagaba porque llevaba mi casita a cuestas. Con mi amiga salimos con 800 dólares para un año, y al principio no sabíamos hacer artesanías, pero los artesanos de las ferias nos iban enseñando la técnica de macramé. Ahora estamos viajando con ahorros, tratando de gastar lo menos posible".


"Hacemos dedo, y en cinco meses hemos pagado solo dos noches de hospedaje porque usamos Couchsurfing y además tenemos un blog de viajes con el que hacemos intercambio de publicidad con hoteles a cambio de que nos hospeden algunas noches. Hoy en Asia nuestro presupuesto varía, según el país, entre 6 y 9 dólares diarios


EL RECORRIDO

“En el primer año de viaje con mi combi recorrí parte de Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Colombia manejando ida y vuelta. Luego viajé por Uruguay, Cuba y México. En este viaje ya recorrimos Turquía, Irán, Omán, Pakistán y China. Todavía nos falta recorrer Vietnam, Camboya, Tailandia, Myanmar, Nepal e India”.

La mejor historia

      “En Irán millones de camioneros nos compraban la comida, nos invitaban a almorzar, éramos como invitados especiales. Un dia hicimos dedo para ir desde el desierto, casi en la frontera con Pakistán, hasta el Golfo Pérsico, a un lugar al que todos nos decían que no fuéramos, porque era un infierno de calor. El primer camionero que nos levantó, nosotros estábamos muy apurados, sacó una garrafita, una pava, y estuvo 15 minutos para hervir agua. No nos quería dejar ir hasta que tomáramos el té”


UN SUEÑO COMO VIAJERA

“A mí me parece que el tema de vivir viajando toda la vida es una idealización sin sentido. Porque a la larga o a la corta necesitás parar. O tenés un bebé o miles de razones para quedarte quieto y no todo el tiempo en movimiento. Por eso, mi sueño es ponerme un hostel en Ecuador, en un pueblo cercano a la ciudad natal de mi pareja. Formar una familia y poder viajar entre 1 y 2 meses al año, ¡mínimo!”

Este es su blog: entrá y disfrutalo.