Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Juegos Olímpicos de la Juventud

Lucas hace salto en cama elástica y nos cuenta cómo es practicar un deporte fuera de lo común 👉

Actualizada 08/10/2018 05:44

En los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 hay tres categorías que comparten el mismo tipo de “cancha”. Tanto el salto ornamental como las gimnasias acrobática y rítmica se pueden practicar en un trampolín; más conocido por los mortales no atletas como cama elástica 😎 Y aunque muchos la vemos como un recuerdo divertido de la infancia, chicos como Lucas Adorno, de 25 años, saltan en una de esas todos los días con un objetivo súper profesional: en su caso, llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

🔙 “Todo empezó porque mi entrenador es mi viejo”, nos cuenta Lucas por teléfono. Su papá es Claudio Adorno, ex gimnasta y hoy coordinador deportivo de Gimnasia de trampolín y acrobática en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Lucas arrancó a saltar en la cama elástica cuando estaba en el colegio -iba al Goethe- y a eso de los 11 o 12 años se sumó al equipo de su club en Los Polvorines.


Durante 10 años entrenó y participó de varios torneos como gimnasta y también jugó al rugby en Hindú. Pero después de viajar por el país para competir en distintas instancias a nivel nacional terminó escalando fuerte en el mundo de la gimnasia y en 2010 representó al país en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Singapur 🙆

“Cuando vivís esa experiencia el deporte se convierte en otra cosa. Me dio un fuego interior que hoy me hace soñar en clasificar para competir en los Juegos Olímpicos, aunque en gimnasia en trampolín sea bastante difícil”. En 2013 empezó a competir “de verdad” y subir en el ranking a nivel mundial. Los entrenamientos pasaron a durar de 4 a 5 horas y ser de lunes a sábado, divididos por días de más esfuerzo físico algunos y otros en los que exclusivamente trabaja la parte técnica 💪 Igual, nunca dejó de ir al colegio 📚


Sus amigos lo acompañan desde siempre y están atentos a su avance, pero no conocen mucho del deporte. “Hace poco los invité a saltar y cuando picaron a dos metros se cagaron todos”. Esto pasa, según nos explicó, porque la cama elástica que vemos en las competencias de las que participa Lucas no son las mismas que alquilamos nosotros para matarnos de risa un finde ✋

📌 “Cambia un montón porque usás la mitad de fuerza. Las estructuras son bastante más grandes y los resortes son profesionales; o sea, tiene más resistencia. Además la tela es distinta, es más resistente, por eso tiene menos flexibilidad y más estabilidad, lo que te da más altura y fuerza. Cuando uno la tironea, las costuras son inamovibles y el material de la tela es muy duro, no se estira”.


Además de saltar en la cama elástica o trampolín, Lucas compite en otras disciplinas parecidas como el mini-tramp o doble mini-tramp. Gracias a eso en 2017 se clasificó con Mara Colombo a los World Games, que ese año se hicieron en Polonia. Para ir, los chicos tuvieron que buscar los fondos por su cuenta.

Su primer torneo internacional fue en Nueva Zelanda, donde abrió los ojos de lo que era el deporte en otros países del mundo 😲 A nivel internacional, Lucas también participó en otras competencias como el Campeonato Sudamericano, el Panamericano y el Mundial de Gimnasia en Trampolín de 2015 en Odense, Dinamarca. Además, compitió en países como Rusia, Estados Unidos y Bulgaria, donde el año pasado por primera vez un equipo argentino llegó a la final de un Mundial.


💰 Según él, las becas lo ayudan a poder dedicarse de lleno a esto. “Nos bancan mucho. A mí me alcanza para vivir y para manejarme, aunque los viajes y algunos aparatos son carísimos y difíciles de conseguir; sale todo cientos de miles de pesos”. Dice que del deporte participan tanto hombres como mujeres y que hoy en el país está creciendo en las categorías juveniles. Él sigue entrenando en el club AC Trampolín, en Don Torcuato, con una sola meta: llegar a Japón en dos años 🛫