Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Joaquín Sabina

Estas son las 2 canciones nuevas de SABINA que filtró... SABINA!!!

Actualizada 19/09/2016 09:08

Sabina está por sacar disco nuevo. Hace 7 años que no saca uno él solito.

Joaco anduvo por Úbeda, su ciudad natal, y ahí tiró algunas pistas de lo que será su nuevo laburo.

Mirá el video y, de yapa, acá te dejamos las letras de las canciones.

"Viví para cantarlo"

El tren de ayer se aleja, el tiempo pasa, la vida alrededor ya no es tan mía, desde el observatorio de mi casa la fiesta se resfría.

Los pocos que me quieren no me dejan perderme solo por si disparato, no tengo dirección para mis quejas que tocan arrebato.

Acabaré como una puta vieja hablando con mis gatos.

Dejé de hacerle selfies a mi ombligo, cuando el ictus lanzó su globo sonda, me duele más la muerte de un amigo que la que a mí me ronda.

Con la imaginación, cuando se atreve, sigo mordiendo manzanas amargas pero el futuro es cada vez más breve y la resaca, larga.

Superviviente, sí, ¡maldita sea!, nunca me cansaré de celebrarlo, antes de que destruya la marea las huellas de mis lágrimas de mármol, si me tocó bailar con la más fea, viví para cantarlo.

✍ Joaquín Sabina

Esta es la otra canción

"Quién más, quién menos"

Quién más, quién menos tiró una vez la casa por la ventana, se tatuó en las sienes una diana probó un veneno,

Quien más, quien menos se ha tomado a sí mismo como rehén y tiene una conciencia todo-terreno del mal y el bien,

Pero yo fui más lejos, metí un palo en la rueda de la fortuna bajé al sótano en busca de un mal consejo, usé tus puñaladas como vacuna.

Ni un paso atrás, mi espada de Damocles era afilada, cortaba en dos mitades la madrugada, un pie en el tango y otro en el más allá.

Quién más, quién menos pagó caras 500 noches baratas y cambió a la familia por dos mulatas de culo obsceno.

Quién más, quién menos se agarró a un clavo ardiendo por no caer acribillado a besos como un John Lennon de Lavapiés.

Pero yo fui más lejos, le adiviné las cartas al adivino aposté contra mí por no hacerme viejo en la ruleta rusa de los casinos.

Ni un paso atrás, mi espada de Damocles era afilada, cortaba en dos mitades la madrugada, un pie en la rumba y otro en el más allá.

✍ Joaquín Sabina