Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Graffiti

Noe hace Parafinas Doradas, los graffitis feministas que están por varios barrios de CABA 👉

Actualizada 14/01/2019 04:14

7 años atrás, en el 2012, Parafinas Doradas ya existía. Noe (34) venía escribiendo textos desde hace bastante y en esa época participaba mucho en varietés literarias en diferentes centros culturales -sobre todo en el Matienzo-. En vez de convertirlos en libros, ella hacía trípticos, dípticos y fanzines, todos con ilustraciones suyas pero sabiendo que estaban en segundo plano, porque lo importante era lo que decían sus palabras 🖋

Después fue probando con el stencil y la pegatina, hasta que un día llegó al aerosol. "La primera vez que lo usé aerosol fue para hacer stencils que no decían más que parafinas doradas, porque es una técnica que no me es cómoda. Un día encontré un pedazo de madera en la calle y con un resto de aerosol negro que me había quedado dije ‘a ver, vamos a hacer una frase acá en la madera y la paramos contra la pared’. No me terminé de gastar ese aerosol que me regalan el aerosol fucsia, lo que me representa el día de hoy", cuenta Noe, la autora de muchos de los graffitis -varios de ellos, con frases feministas- que hoy se ven por Colegiales, Chacarita y Palermo y llevan como firma "Parafinas Doradas".


Eso fue entre 2014 y 2015 y con el aerosol, Noe se empezó a sentir cómoda y dinámica; "no precisaba más que de unas palabras en mi block de notas, mi aerosol en la mochila y una pared, un colchón o un resto de basura apta para plasmar lo que quería transmitir". El fucsia lo adoptó porque aunque para ella los colores "no tengan dueño, género ni identidad", se apegó a él como una impronta característica del proyecto.

Noe es empleada de un local de ropa hace 9 años ya y con la plata que gana se paga el alquiler, la comida, sus pinturas y sus viáticos. "Por eso tengo una libertad total a la hora de expresarme en el arte, porque no estoy ligada a ninguna restricción de nadie, nadie me avala ni me auspicia". Trabaja pocas horas así que el resto le sirven para expresarse. "En mi trabajo ya saben lo que hago y siempre que necesito una mano están ahí. Me apoyan desde mis compañeros hasta mis jefes porque saben que lo hago sin esperar nada a cambio más que la gente se sienta bien cuando lo vea y porque yo soy feliz cuando lo hago. La persona que soy cuando pinto es la persona que más me gusta ser" 😊


Antes de pintar la mayoría de las paredes en las que deja su marca primero toca timbre y pide permiso. Si no agarra casas abandonadas ya vandalizadas. Solo una vez tuvo problemas con la policía. "En Alemania creí que me llevaban presa. Estaba escribiendo una pared previamente graffiteada y aparecen unos policias grandotes hablando en un idioma totalmente desconocido y yo con mi peor inglés diciéndoles que venía de Argentina y que allá se veía que Berlín era una de las ciudades más graffiteadas de toda Europa y que no pensé que iba a tener problemas. Le sacaron las medidas al graffiti inconcluso que había hecho y supuestamente te llega una multa en base a la cantidad de metros cuadrados vandalizados, pero por suerte no me llegó ninguna. Me recomendaron que vaya a un lugar habilitado para graffitear que se llama Mauerpark, un parque gigante en medio de la ciudad. Fui pero ahí va todo el mundo a graffitear y a los dos segundos viene otro atrás y te tapa tu graffiti".


Acá las pocas veces que tuvo problemas no fue con la policía sino con otras personas. Una mujer llamó al 911 mientras pintaba la pared de una herrería con la habilitación de Mauricio, su dueño, y un grupo de gente le gritó desde un edificio mientras pintaba un puesto de guardavidas, también con permiso. "Pasa mucho que la gente prefiere suponer mirando desde afuera que acercarse, involucrarse, dialogar y entender el por qué. Están mal vistas determinadas cosas pero porque la gente prefiere suponer determinadas cosas que involucrarse en un diálogo para saber la verdad".

Ojo, también tuvo experiencias lindas. "Me dejaron pintar la fachada de un complejo de departamentos mientras que una de las personas que vivía ahí no estaba. Cuando llegó y lo vio, el mensaje tenía que ver mucho con algo que le había pasado se conmovió mucho y quedó súper agradecida".

Dice que su arte es la palabra y el resto es el soporte y que habla de feminismo porque el tema le pega fuerte. "Lo que se ve en las paredes es una mujer gritando por las mujeres y una mujer invitando a otras mujeres a gritar. El arte mueve muchísimo y cuando está en la calle es más libre que nunca. A veces esa libertad inspira a otros, mientras que a otra parte le da miedo. Uno como artista tiene que saber lidiar con eso".

📎 ¿Por qué Parafinas Doradas? "Parafinada es un tema de Babasonicos, una de mis bandas preferidas, y siempre me sentí identificada. En su momento lo tome como nick del chat de MSN y luego mutó el nombre y la artista".