Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

girl power

Por qué NO ESTÁ TAN BUENO como se muestra a la mujer en la publicidad argentina

Actualizada 04/11/2016 07:14

Algunas marcas en el mundo tratan de salir de los estereotipos. Acá hay intentos, pero todavía FALTA BASTANTE.

El lugar de la mujer en la sociedad es algo que construimos todos los días. En cada comentario, en cada acción y actitud.

Y un lugar muy importante en la forma en la que aprendemos a ver a la mujer lo tienen los contenidos que vemos a través de los medios, de las series, películas, novelas y de la publicidad.

Obvio que la mirada de toda una sociedad no va a cambiar de la noche a la mañana, pero se puede empezar de poco y desde esos lugares a retratar mejor la igualdad de derechos y oportunidades y mostrar que HAY MUCHAS MÁS DE UNA MANERA de ser mujer.


En sus últimas campañas, marcas como H&M, Netflix, Bodyform y Jim Beam están desafiando roles de género y estereotipos sobre lo que se supone DEBE SER una chica.

En un mundo donde las mujeres son sometidas a estándares injustos y arbitrarios, estos esfuerzos por parte de las marcas son necesarios y celebrados.


Sin embargo, la publicidad local parecería preferir mirar para otro lado, quedarse en una realidad imaginaria más sencilla y libre de conflicto.

¿Por qué es esto?

Decidí pedirle su opinión a dos publicistas que llevan el tema de la igualdad de género como bandera: Gastón Figallo, Director de Planning en Young & Rubicam y Carolina Rey, consultora de tendencias.


"Una de las cosas que pasan es que hay un desconocimiento general acerca de qué significa estar perpetuando estereotipos", planteó Gastón.

"Otro problema es que muchos piensan que la postura de género es una postura política más que social, y que puede impactar negativamente en las ventas".

"Mientras no se sienta que puede tener un impacto positivo en la imagen de marca o en ventas, no va a haber progreso y si de paso se percibe como un problema lejano perteneciente a culturas más primermundistas, es difícil que se manifieste en los medios masivos", le dijo a UNO.


"En la gran mayoría de los casos, las personas que finalmente deciden cuáles son las ideas ganadoras de un comercial son hombres", tiró por su lado Carolina.

Ella coincide en que ciertas marcas parecen estar queriendo avanzar en la forma en la que representan a la mujer, pero observa que muchos de esos esfuerzos se quedan a mitad de camino.


"Hay esfuerzos interesantes por hablar de una mujer más real y actual, todavía hay una especie de temor de visibilizar conflictos, miedos y zonas grises de las mujeres. Las mujeres en los comerciales siempre sonríen, siempre bailan y son retratadas desde un lugar de 'super mujer' o super mamá, que si bien pretende ser un halago, termina siendo una carga muy difícil de alcanzar", sumó Caro.

Y agregó: "Creo que una palabra clave es justamente la diversidad, las múltiples maneras que conviven y expresan diferentes maneras de ser mujer en este momento de la historia".


¿Cómo hacer, entonces, para que más marcas tomen conciencia y tengan el coraje de darles a las mujeres el lugar que se merecen?

Como consumidores debemos estar atentos y exigirles un cambio.

Después de todo somos nosotros el público con el que las marcas se quieren comunicar y las redes sociales nos dan un canal para expresar nuestra voz colectivamente ¡Usémoslo!