Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

girl power

12 cosas que todas odiamos de ir a depilarse

Actualizada 16/08/2016 08:57

En un grupo de amigas siempre está la que gana bien y se hace la depilación definitiva, la que le da mucha fiaca depilarse entonces agarra la Gillette, y el resto de las mortales, que se depilan con cera.

Suena fácil pero no. Primero hay que superar una serie de obstáculos hasta llegar a ese cubículo de dos por dos con camilla, y una vez ahí, hacer un esfuerzo todavía más grande para salir entera.

  1. Tomar coraje e ir hasta el centro de depilación. Parece poco pero cortarla con el "Mañana voy" es toda una victoria.
  2. Esperar tu turno. Ni hablar cuando reuniste fuerzas, fuiste, pediste con la depiladora y te lo recompensan con una fila de diez minas que no se depilan desde enero. Tenés para rato.
  3. Cuando la chica divina que siempre te atiende no está. "Tiene franco hoy", y te encajan a la señora de 70 años que no te tiene piedad.
  4. El olor a cera. Apenas entrás se respira ese tufo que huele más a sufrimiento que a "sustancia natural para eliminar vellos".
  5. Ni hablar si justo te viene. Dos opciones: metés toallita y eliminás al cavado profundo del itinerario o tenés la suerte de encontrar un tampón en la cartera y el plan sigue en curso.
  6. Ese momento cuando la depiladora te pasa la cera y decís "Listo, no hay vuelta atrás". Y sí, todas pensamos en dejarla ahí y que se caiga sola.
  7. Que la depiladora te hable cuando lo único que querés es cerrar los ojos y meditar.
  8. Cuando te dice "Respira profundo". El dolor se acerca, ese momento que tanto temiste está llegando y no te da tregua. Vale insultar al ex.
  9. Que la depiladora prenda el ventilador en pleno invierno. Hace frío amiga, deja que se seque sola la cera.
  10. Hacerte la canchera y sumarle zonas a tu lista. "Sabés que, haceme tira de cola también". Después viene el arrepentimiento.
  11. Cuando la depiladora agarra la pincita. "No y no, basta de hacerme sufrir, yo me lo saco sola después". Mentira, obvio que no le decís nada y te la bancas como si fueras Terminator.
  12. Hacerte el bozo y quedar roja. Antes de salir a la calle nos engañamos diciendo "No pero ni se nota". Spoiler alert: Todos saben que te sacaste el bigote.

Por Lucía Vázquez

@luuliv