Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

En primera persona

Manu y Diego comparten su vida sexual (y amorosa) por webcam 👉👌💘

Actualizada 28/05/2018 04:33

Manu y Diego son pareja y transmiten sus encuentros sexuales por internet a través de Cam4, un sitio dónde es posible ver a otra personas y/o mostrarse teniendo sexo. Uno puede poner plata y ver shows privados o pedirle cosas a quienes transmiten.

Para ellos la cosa arrancó en 2017 con una primera cita algo catastrófica. “Esa noche hice todo mal”, dice Diego. Fue justo antes de que Manu se mudase a Barcelona, pero parece que tan mal no lo hizo, porque a los 8 meses no aguantó más y volvió a Argentina.

Manu y Diego además de compartir su vida sexual agregan mucho de su día a día como pareja. Hay amor y morbo: ellos nos cuentan que los calienta, divierte y enamora tanto.

“Mi morbo pasa por jugar con la cámara como si quisiera convencer a la gente de venir a divertirse con nosotros”, cuenta Diego. Para Manu el morbo va más por calentar al público: “Saber qué es lo que les gusta y de vez en cuando poder cumplir esas pequeñas fantasías por más que sea de manera virtual”.

Los chicos transmiten desde 2017: “Al principio era literalmente un juego, una de esas cosas que uno hace ‘para probar’, pero de a poco nos dimos cuenta de que no solo era divertido, sino que nos rendía”.

Pay Per View

La gente que los mira puede dejarles ‘tokens’, propinas que luego se pueden cambiar por plata. A veces le hacen pedidos o shows privados, y claro, todo tiene un precio. Cuentan que las ganancias no son lo suficiente como para dedicarse full time a esto… todavía.

Sus videos suelen ser vistos en promedio por 500 personas y han llegado a tener 1700 espectadores. “Lo más divertido no es cuando muchos nos miran, sino cuando interactúan en el chat. Es un ida y vuelta, ¡nosotros entramos a divertirnos también!”, dice Manu.


Además de sexo comparten su vida jugando con su gato Artemis, construyendo casas de ladrillos y comiendo helado.

¿Qué tan importante es para ustedes que esto llegue a su público?Diego: Es primordial.

Manu: El amor es todo. Habiendo tantos cuerpos tallados ahí afuera que se pueden ver de manera gratis, que la gente elija mirarnos me hace entender que el amor también es importante para quienes nos miran.

Diego jamás se imaginó haciendo esto. “Soy muy pudoroso”, dice. En cambio Manu siempre tuvo la idea de que esto podía funcionar. A Diego todavía le da vergüenza exhibirse desnudo: “Nos mostramos de carne y hueso, vulnerables, defectuosos, falibles, pero reales. Eso genera empatía en la gente que nos ve. Se da un dialogo relajado, una conexión que no es desde la mera imagen”.


COMPARTIRSE REALES

¿Qué mitos existen sobre trasmitir por Cam4 y para ustedes son falsos?

Manu: Que hay que estar fuerte y trabajado para gustar a la gente. Mucha gente nos sigue porque salimos de ese parámetro de “hombre perfecto”.

Diego: Que se trata de una actividad clandestina que solo se debe hacer desde el anonimato. Ponemos el cuerpo y la cara, sin embargo seguimos disfrutando de nuestra vida privada con normalidad, con nuestros amigos, familiares y trabajos.

Que se chupen los pies mientras tenían sexo, hacerlo en el balcón expuestos a la calle, todo esto es lo que les piden y suelen cumplir. ¿Alguna fantasía pendiente?: “¡Transmitir junto a un pornstar, como Colby Keller!”.

“No somos actores porno, lo que se ve ahí es real y creo que eso es el morbo de la gente, haya sexo o no”, explica Manu. “Muchos dicen que quieren estar de novios con alguien que piense y actúe como nosotros y eso es lo más lindo que podrían decirnos (o escribir)”.

Encontrá a Manu y Diego en su canal de Cam4.