Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

educación

Así es el colegio finlandés N°1 del mundo que hace que aprender no sea UN TREMENDO EMBOLE

Actualizada 02/12/2016 05:33

Embolante, aburrido, un MEGAbajón. Ir a la escuela a veces se convierte en lo peor. Pero no es así en todas partes.

En Finlandia, según cuenta Expansión, parece que la tienen re-clara con el tema de la educación.

Allá, en la ciudad de Espoo, cerca de la capital Helsinki, está la escuela N°1, la que siempre arrasa en la pruebas PISA (que es como un ranking mundial de escuelas)


Se llama la Saunalahti School y hace todo bien porque tanto maestros, alumnos y papás están contentos. Y eso no es poco.

Te tiramos algunas datitos, para que te des una idea de que otra forma de aprender es posible.

  1. En el aula no hay pupitres individuales mirando al profesor. Los chicos y chicas se ven entre sí e interaccionan A FULL.
  2. Te dejan estar descalzo y, si pinta, podés tirarte en un sofá.
  3. Hay grandes ventanales que no te da la sensación de encierro.
  4. El tiempo de recreo y clase es casi indistinguible. La idea es que ellos disfruten aprendiendo.
  5. La escuela, a la que van 650 chicos, está diseñada para el trabajo en grupo y tener un gran sentido de comunidad.
  6. Cada alumno es único, tiene sus propios objetivos de aprendizaje.
  7. Le dan mucha bola al arte, la educación física y el trabajo manual. Eso hace que los chicos rindan mejor en otras materias.
  8. Y la forma de aprender es haciendo. Por eso se usan métodos como la experimentación, el juego, drama, y la resolución de problemas.
  9. Los padres están muy metidos en lo que aprenden los chicos, pero no se la agarran contra los maestros sino que los ayudan.

Mirá lo que dice Hanna Sarakorpi, la directora de la escuela.

“Es malo que los profesores no sepan lo que sus alumnos ya saben y qué les interesa”

Acá podés ver un resumen de la educación finlandesa, según la mirada del documentalista norteamericano Michael Moore.