Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Deportes

Max tiene 26 años y desde chico compite para ser el mejor del mundo en epostracismo (o el juego del sapito) 🏆🐸🦆

Actualizada 12/03/2018 05:43

Los que más saben cuentan que epostracismo es una palabra que viene del griego, y se forma con el prefijo “epi” (sobre) y “ostrakon” (concha o caparazón). Es un juego que consiste en lanzar caparazones de ostras, o piedras planas sobre la superficie del agua y que recorran una distancia rebotando la mayor cantidad de veces posible sobre la misma. Aunque en otros lugares a esto le dicen cabrillas, o pan y quesito, este juego es el clásico sapito o patito que casi todos jugamos alguna vez 👧👦


MAXWELL STEINER EN ACCIÓN

Sobre el origen del juego hay dos rumores. Algunos dicen que surgió por un rey inglés que lanzó una piedra a través del Támesis, y otros creen que George Washington fue el responsable cuando tiró un dólar de plata y rebotó hasta el otro lado de un río en Estados Unidos. Lo cierto es que esta disciplina se popularizó en algunas partes del mundo. El juego fue cobrando importancia y se empezaron a organizar torneos. Uno de los más importantes es el que se juega en la Isla Mackinac, que está en el Lago Hurón en Míchigan, Estados Unidos, y que el 4 de julio celebrará su 50avo aniversario 📅


Maxwell Steiner tiene 26 años y nos contó que practica esta actividad desde que es muy chico: “Lo encontré por accidente cuando tenía entre 6 y 8 años. Con mi familia nos íbamos de vacaciones a la Isla Mackinac y nos quedábamos al otro lado de la calle de la playa donde se hace el concurso. Año tras año volvíamos al mismo lugar y participaba del torneo”.

Eric es el padre de Max y organiza el torneo desde hace 20 años. Cuenta que es un deporte muy amateur y que no hay patrocinadores pero de todas formas algunos buscan alcanzar el récord Guinness: “Realmente no es tan importante. Se trata de diversión, familia y disfrutar de un hermoso tiempo en la isla”.

Aunque Eric no le de mucha importancia, Max cuenta que se volvió bueno en el deporte y eso lo hizo querer ser el mejor 🏅 Tuvo el récord del mundo de saltos por un tiempo y nos contó cómo se siente tener ese título: “Honestamente, no me siento muy diferente. El disco cuelga en mi pared pero realmente no dejo que defina quién soy. Es un buen recordatorio de que un poco de trabajo duro puede recorrer un largo camino”.

Actualmente el récord mundial lo tiene Kurt Steiner, que a pesar de compartir apellido no es familiar. “El hecho de que Kurt tenga 88 saltos no significa que no esté tratando de recuperar mi premio”, dice Max 💪

👨‍⚖️ 👩‍⚖️ En la Isla Mackinac, el torneo tiene jueces que cuentan los saltos a simple vista para ver quién resulta ganador. Cada competidor lleva al torneo sus propias piedras que recolecta durante todo el año. Eric dice que hay piedras falsas, pero que los jueces saben distinguirlas.También cuenta que no hay trucos para la competencia: “Cada uno tiene su propia técnica. Es realmente divertido ver cómo lanzan sus piedras”.

Maxwell dice que casi no practica para las competencias: “No entreno tanto como me gustaría. Vivo en Las Vegas, Nevada, y es difícil encontrar rocas y agua que sirvan para practicar stone skipping”. De todas formas Eric da algunos secretos sobre el deporte: “Las claves son: ¡fuerza, técnica y mucha suerte!” 🍀


Padre e hijo coinciden en quién fue el mejor lanzador de todos los tiempos. “Russ Byars es el mejor. Lo admiré mientras crecía y él me enseñó casi todo lo que sé sobre el deporte. Russ fue muy paciente conmigo. Dejó de ayudarme cuando le ganaba año tras año -dice entre risas Max-. Desafortunadamente Russ falleció el año pasado, pero siempre vivirá como una leyenda” 😞 Eric piensa igual: “El mejor lanzador de todos los tiempos es el difunto Russ Byars… y Maxwell Steiner”.

Como el 4 de julio se cumplen 50 años del torneo en la Isla Mackinac, Eric quiere festejarlo con todo: “Este año nos gustaría tener una celebración especial y también un tributo a Russ Byars, quien falleció demasiado pronto en octubre pasado”. Max, por su parte, ya piensa en anotarse al certamen: “Este año realmente me gustaría participar. Nunca me perdí un torneo, pero este año lo veo duro por el trabajo y otras vacaciones planificadas. Pero en el futuro planeo recuperar mi récord mundial” ✊