Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Deportes

Jacinto es crack jugando al béisbol y llegó a las Grandes Ligas yankees ⚾

Actualizada 01/08/2018 05:44

Jacinto Cipriota es uno de los beisbolistas más importantes de la Argentina. Juega en Daom y es uno de los cracks de la Selección de béisbol.

Pero antes del béisbol, arrancó en un deporte muy parecido: el sóftbol. “Cuando era chico toda la familia iba a la cancha a ver jugar a mi papá todos los fines de semana, y a partir de ahí empecé a jugarlo. Soy fanático de este deporte, e incluso lo practiqué en paralelo con el béisbol hasta el año pasado, llegando incluso a jugar en la selección nacional, con el que ganamos el Sudamericano de 2016”.

Pero no todo fue sóftbol. Arrancó a jugar al béisbol en Daom, uno de los clubes más importantes del deporte en Buenos Aires. “Un manager (entrenador) que dirigió a mi papá me vio jugar y me propuso jugar al béisbol ahí. Me gustó de arranque, y pude conocer tanto a compañeros que después se convirtieron en mis mejores amigos, como a varios managers que me hicieron atraer más hacia el deporte”, cuenta.


Uno de ellos le propuso entrenar para llegar nada menos que a las Grandes Ligas de Estados Unidos, la competencia más grossa del béisbol mundial: “Cuando tenía 16 años, tras haber disputado varios torneos con el seleccionado juvenil, entrené junto con mis compañeros con Amaro Costa, quien era en ese momento scout (ojeador) de una de las franquicias. Hicimos varias pruebas para firmar contrato. Afortunadamente, al igual que varios de mis compañeros, pude llegar a jugar en una organización profesional”.

La franquicia a la que “Peto” arribó fue a los Rays de Tampa Bay, aunque tenía que arrancar desde cero en las ligas menores: “Primero estuve en la liga de República Dominicana, y luego en la de Venezuela, donde compartí equipo con varios argentinos que también firmaron para Tampa. En ambos países me fue bien y eso hizo que fuese para los Estados Unidos”.

Ahí no llegó a jugar con el equipo principal. Fue parte de una liga menor en un equipo afiliado pero igual no es poca cosa, es de los pocos argentinos en dar el salto.


A pesar de que todo iba bien, las lesiones lo terminaron alejando de los Rays, para convertirse en un auténtico trotamundos: “Firmé con Toronto Blue Jays, con el que volví a jugar en Dominicana, luego tuve la chance de jugar ligas independientes en Texas y también probé suerte en Italia”.


Tras casi una década llena de viajes, en 2016 decidió radicarse en la Argentina y volvió a Daom, con el que este año ganó casi todo: dos Ligas Metropolitanas, una Summer Cup (torneo que reúne a los mejores equipos del país) y fue líder en home runs y MVP de la final del último Metro frente a Vélez. “En base a logros colectivos e individuales podría decir que es mi mejor temporada, pero a todos los años le saco el lado positivo. Igual, siempre pienso que los mejores torneos son los que están por venir”.

Justamente, una de sus próximas competencias va a ser con la Selección argentina, en los Juegos Panamericanos Lima 2019, la primera vez que competirán siendo visitantes, a los que accedieron tras ganar en casa el último Sudamericano en el clásico frente a Brasil.

Santiago Ludueña