Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Deportes

Fede y Cristian juegan fútbol gay y nos representan en el mundo 🌈💪

Actualizada 31/10/2017 11:00

Los Dogos es el primer equipo gay de fútbol de Sudamérica. Son argentinos y en 2017 cumplieron 20 años como grupo. El Seleccionado Argentino de Futbolistas Gay (SAFG) tiene 10 años y es el último campeón de los Gay Games que se jugaron en Miami en junio.

Cristian Pare nació en Florencio Varela e hizo sus inferiores en Estudiantes de La Plata. Tiene 32 años, es el capitán de SAFG y es de River.

Federico Gallardo es de Dalmacio Vélez Sarsfield, un pueblo del interior de Córdoba, superó las pruebas para hacer inferiores en Belgrano pero no pudo continuar, le pega muy bien de zurda y se anima a compararse con Palermo pero le gusta mucho el estilo de Romelu Lukaku. Tiene 28, es delantero en Dogos y es de Boca.

Los dos se pelean el liderazgo de goleadores del torneo de GAPEF (Gays Apasionados Por El Fútbol).


Sus equipos se sacan chispas en la cancha, pero coinciden en dos cosas: admiran a Messi y creen que el fútbol, y el deporte en general, debería ser más inclusivo.


Dogos y SAFG son los equipos más grandes del país por su estructura. Y aunque en la biografía de Dogos explique que son el primer equipo gay de fútbol de Sudamérica, Federico explica: “No somos un equipo gay, somos un equipo diverso. Si vos querés venir a jugar con nosotros y sos heterosexual, el primer paso es incluir a la gente y no echarla”.

“Incorporar heterosexuales es lo ideal, porque por ahí pasa la inclusión”, dice Cristián.

Hace poco, AFA, INADI y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación firmaron un convenio contra la discriminación, el racismo y la xenofobia en el fútbol.

“Buscamos laburar con el aval de AFA y tener un respaldo para educar en los clubes, a los más jóvenes. Porque siempre hay un homosexual al que le es difícil manejar la situación. Que sepan que no es nada malo, que a los jugadores hay que medirlos por su condición futbolística”, cuenta Cristian.

Las puteadas y los ataques se vuelve algo bastante común, pero se defienden mostrando que son mejores.

Fede cuenta que una vez le pasó algo así contra un arquero. “Te decían puto y todo lo que te dicen, y yo le hice cuatro goles en ese partido”, cuenta.

“Uno busca responderles o ignorarlos. Me han dicho cualquier burrada y yo retruqué: ‘A tu papá le gustó’. Lo descolocás porque no esperan esa respuesta”, dice Cristian.

Tanto Dogos como SAFG actúan como grupos de contención. “Acá vienen y a diferencia de otros ambientes, son tal cual quieren ser y se muestran tal cual son. Algunos chicos vienen de las provincias y por el fútbol, por un grupo LGTB, pueden mejorar su estado de ánimo”, cuenta Cristian.

Cómo está el fútbol gay en Argentina

En Argentina el deporte diverso está creciendo. El torneo de GAPEF tiene cada vez más adeptos y también surgen otros equipos en el interior. A pesar que ganen todo lo que juegan, la mayoría de las veces bancan los costos con plata de sus bolsillos.

Aunque los argentinos lideran tanto los mundiales como los Gay Games, cuentan que en otros países están más organizados y tienen otro apoyo de las instituciones públicas.

En Sudamérica Uruguay Celeste y Chile tienen una muy buena organización. “En Chile jugamos en el Estadio Nacional antes que se jugara la Copa América. Les prestaron el estadio más importante del país, como si a nosotros nos prestaran el Monumental para jugar un torneo gay. Acá sería complicado”.