Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Deportes

Conocé a Max Petrina, el chico de 14 años que la rompe en el surf y quiere ir a las Olimpíadas‍ 🏄

Actualizada 24/01/2018 06:00

Maximus Petrina tiene 14, vive en Mar del Plata y la rompe haciendo surf. Aunque es muy joven algunas marcas lo sponsorean y compite de manera profesional en dos categorías: sub 16 y sub 18.

Su sueño es clasificar al Mundial ISA World Junior Championship y por eso compite en el circuito argentino y entrena seis veces por semana.


Le dicen Max y desde muy chico practicó deportes de tablas: “Antes hacía fútbol y rugby. Empecé a practicar deportes de acción a los cuatro cuando mi padrino Walter me regaló un skate. Fue como una sensación diferente”.

Arrancó con el skate en la vereda de su casa. Después probó con el ski, pero como no le gustó empezó a hacer snowboard -es cuatro veces campeón junior-. Tranqui.

Después, a los 8, vino el wakeboard y finalmente el surf. Ahora Max se dedica a full al surf: “En esta etapa de mi vida ya no practico ningún otro deporte. Me decidí por el que más me gustaba y más cómodo me sentía. Es lo que elegí y no estoy arrepentido para nada porque me gusta mucho”.


Vivió un tiempo en Buenos Aires, pero ahora vive en Mar del Plata, junto a sus padres Gimena y Matías, su hermano Maddox y su hermanita Miranda. Su casa está a pocos metros de la bajada a la playa Acantilados, donde entrena. Maddox tiene 9 y a diferencia de Max le gusta más el skate. “Él es muy bueno andando en skate en modalidad bowl, que es como andar en una pileta de natación. Le veo un futuro enorme y es muy buena persona. Él es una parte de mí, lo quiero muchísimo, no podría vivir sin él, y la verdad que es una gran parte de mi carrera”, cuenta.

Los días de Max arrancan temprano. Entrena de lunes a sábado, se levanta alrededor de las 8 y va a mirar el mar enfrente de su casa. Después se fija en la compu cómo estarán las olas, desayuna y se va a entrenar. “A la mañana mi mamá nos hace huevos revueltos, los acompaño con unas proteínas de vainilla. Al mediodía cuando vuelvo de surfear, mi mamá o mi papá, el que esté, nos hacen unas pastas livianas para seguir entrenando, o carne con puré o arroz. Y siempre me como media palta ya que tiene muy buenos fundamentos nutricionales”, cuenta Max.

En los “lay days”, que son uno o dos por semana, Max está mucho con su hermano. “A veces vamos al cine, nos quedamos acá en casa, o salimos a andar en skate juntos, que es algo que nos gusta hacer mucho a los dos”, dice.

La educación también es parte del día a día de Max. Antes iba al colegio y hacía un seguimiento por internet, incluso llegó a ser abanderado en una oportunidad: “Actualmente estoy haciendo a distancia el SEADEA que es para hijos de diplomáticos y deportistas profesionales y es algo que me ayuda mucho por mi año de competencias y viajes por Brasil, California, Perú o por donde sea que esté”.

Además, Max cuenta que su materia preferida siempre fue y será geografía porque así puede saber sobre los países donde va, su cultura y sus comidas. “Donde más me gustaría surfear es en Australia. Tiene una muy buena variedad de olas a lo largo de toda su costa. Tiene ola con tubos en West Australia, muy buenas derechas en Queensland. Por eso varias fechas del circuito mundial se realizan en Australia”.


En el año 2017 el surf se oficializó como parte de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020 y a Maximus le encantaría participar: “Vamos a entrenar duro para poder llegar ahí. Es un sueño para todo argentino, para todo surfista. Es un sueño a cumplir”.

También quiere participar en la mayor cantidad de fechas del Circuito Argentino porque es clasificatorio para el mundial y por eso se entrena con Martín Passeri, uno de los máximos referentes del surf nacional: “Lo admiro mucho como persona, como surfista y como entrenador. Hemos podido compartir viajes y la verdad que es un ejemplo a seguir”.

Además, Max tiene otros ídolos: “Mi surfista de Argentina preferido es “Lele” Usuna. Me gusta mucho su estilo de backside más que nada, y de frontside es muy agresivo”.

Otro de sus ídolos, que también compitió en el máximo nivel de varios deportes de tablas, incluso es medallista olímpico en Juegos de Invierno, es el estadounidense Shaun White. A pesar de tener varias cosas en común, no le gusta compararse: “No me considero nadie. Solo me considero un chico diferente a los demás, que le gusta mucho hacer deportes, le gusta mucho competir y viajar con su familia”.