Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Comida

Por qué que una comida sea light no quiere decir que sea sana

Actualizada 27/09/2017 01:50

FED UP (“HARTOS”)

En los últimos años varias áreas hicieron un esfuerzo para concientizar a las personas sobre qué están comiendo realmente. Como explica el documental Fed Up (disponible en Netflix), tras el auge de la “cultura fit” y la delgadez en los años ochenta, muchos de los productos que compramos en el supermercado empezaron a aparecer en sus versiones bajas en grasas… sin decirnos, claro, que para mantener el sabor (y la adicción que generan) habían duplicado la cantidad de azúcar que tienen.


MALCOMIDOS

La autora de Malcomidos, Soledad Barruti dedica varios de sus posteos en Facebook a esta cruzada de conocimiento sobre los ingredientes. En este caso, mostrando cómo en Chile se necesitó una ley que obligara a las marcas a blanquear sus advertencias y a difundir a las personas que intenten elegir alimentos con la menor o ausente cantidad de advertencias en el paquete y cuiden su salud.


“En Chile, gracias al etiquetado frontal que desmiente muchas de las estrategias de marketing las personas hoy pueden saber que por más de que tenga textura de telgopor, sabor a poco y diga light, no es bajo en calorías. ¿Cuántas personas compran estos productos de ‘arroz’ sólo por eso? ¿Cuántas los seguirán comprando con la información ahí? Ojalá pocas.”

¿POR QUÉ Y CÓMO NOS MIENTEN? ????


En industrias que mueven miles de millones de dólares anualmente, nada está librado al azar. El motivo por el cual seguimos consumiendo sin saber es una de las ramas del marketing en las cuales más se apoyan la industria alimenticia: el neuromarketing (la aplicación de técnicas de neurociencia para poder ver y aprovechar los estímulos positivos y armar estrategias de venta en base a ello).


EN LA MENTE DEL CONSUMIDOR

O sea, que si nos presentan algo como “sano”, “light”, “libre de culpas” estamos más predispuestos a consumirlo que si nos blanquearan: “No tan sano como una fruta”, “Lo que no tiene de grasa lo tiene de sodio”, etc. En el documental Cooked podés ver un poco más de la industria y cómo sus intereses llegan sin escalas a tu mesa.


HECHA LA LEY, HECHA LA TRAMPA

En Argentina, la Resolución 40/04 aclara que la palabra “diet” no fue incluida dentro de los términos permitidos para declarar en la Información Nutricional Complementaria (INC) para evitar confusión entre los consumidores. Sin embargo, ¿Por qué aunque no lo digan, de alguna forma lo siguen diciendo?


Según la Lic. Jesica Lavia (MN 4824/MP 857) hay tantas tácticas como alimentos que enmascarar.

“Le ponen verde a una etiqueta y la gente lo asocia con light o saludable y no siempre lo es. Otra es resaltar algo del producto como si no fuese común a todos. Por ejemplo cuando una marca resaltaba que su aceite era libre de colesterol como un beneficio y en realidad todos los aceites son libres de colesterol porque son productos de origen vegetal, pero suenan “más sanos”.

Light no es sano, sano no es light.

“Con respecto a los productos light el mayor error es en el consumo de porciones sin lugar a dudas. Como es light me como el doble del producto no light. Y en muchos casos eso significa comer más calorías que si como un producto “común” en forma moderada”, explica Jesica.


“También falta entender que cuando algo es light significa que está reducido en al menos 25% en calorías, carbohidratos, azúcares, grasas totales, grasas saturadas, colesterol y sodio, pero eso no significa necesariamente que tenga pocas calorías.” dice Jesica, a quien vas a poder encontrar en Instagram y Twitter como @jesinutriok.


“Si reduzco 25% de calorías de un producto muy calórico logro hacerlo light, pero por más que sea light es un producto alto en calorías igualmente. Por ejemplo: la manteca o muchos tipos de quesos”, dice.


¿CÓMO PODÉS DARTE CUENTA SI ESTÁS COMIENDO BIEN?

Los documentales que te dejamos linkeados te pueden resultar muy reveladores. En el supermercado, Jesica recomienda: “En etiquetas siempre mirar ingredientes y tabla de información nutricional. Y entender que la porción que indica el paquete es general y no siempre es la adecuada para todos. A veces necesita ser menor y a veces mayor”.


En una época de sobreinformación y poca información chequeada en cuanto a dietas y elecciones alimenticias, te recordamos que nada reemplaza la palabra de un profesional.

Cada cuerpo es diferente y tiene en consecuencia, necesidades diferentes. Recordá siempre consultar con un especialista y profesional de la salud para que te formule un plan alimentario acorde. ????