Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Comida

Intenté seguir una dieta vegana y esto fue lo que pasó 🍄🍆🌽

Actualizada 19/12/2017 05:36

¿QUÉ ES EL VEGANISMO?

El veganismo es la práctica en la cual la alimentación no cuenta con ningún tipo de alimento o derivado de origen animal. A diferencia de los vegetarianos, la dieta es mucho más estricta ya que no se incluyen huevos, lácteos, derivados de ningún tipo ni miel, como sí incluyen algunos vegetarianos (Ovo-lacto-vegetarianos o lacto-vegetarianos, depende el caso).

Costos y accesibilidad a los alimentos

Hay muchas personas que se vuelven veganas por cuestiones ideológicas, ambientales, de protección animal o simplemente porque sienten que su cuerpo no necesita incorporar alimentos que provengan de animales. En mi caso fue intentar descubrir si es fácil seguir una dieta vegana, cuáles son los desafíos para conseguir los alimentos y sobre todo, si es más caro.

Mi experiencia personal

Lo menos difícil de intentar seguir una dieta vegana para mi, fue no comer carne. Tampoco consumo todos los días, pero sí tengo ciertas restricciones de acuerdo a mi peso entonces tampoco pude reemplazar todas las meriendas con galletitas Oreo (¡Que son veganas!) aunque me hubiera encantado.

LAS PRIMERAS COMIDAS


Cuando te pones a pensar cuáles son los derivados de animales que consumir y que vas a evitarlos, los primeros días recaes en platos tristes, ensaladas de lechuga y tristeza y te vas a dormir mirando el techo, pensando por qué te ofreciste a escribir esta nota.


Al segundo día de consumir ensaladas y frutas, decidí buscar ayuda y ver qué opciones hay para los que quieren ser veganos pero tampoco pueden comer pan todo el día porque así me fue poniéndole onda sola:


QUÉ PUEDE AYUDARTE

Para mí, si estás decidido a cambiar tu alimentación es fundamental que consultes con un nutricionista para que se asegure que tengas todos los nutrientes que necesites y te enseñe a reemplazar. Como Internet es mágico, también hay muy buenas fuentes de inspiración:


Busqué cuentas como Samurai De Ensaladas o RomiSalu porque hay un montón de alimentos que por lo general no tengo en cuenta y no compro porque no sé bien qué hacer con ellos: quinoa, arroz yamaní, harina de garbanzos. Una vez que te das cuenta que no necesariamente es aburrido, las comidas de hecho están buenísimas.


También hay grupos en Facebook donde mucha gente comparte recetas, datos de alimentos y mi favorito: Bajones Veganos.


LOS COSTOS

¿Es más caro? La carne, el pollo y el pescado no son necesariamente baratos y de hecho es más barato consumir cereales y legumbres que animales.


Por ejemplo, la colita de cuadril (uno de los cortes de carne con menos desperdicio, hueso y grasa) vale $184,90 contra los $69,92 por kilo de una proteína reemplazante como pueden ser las lentejas.


Los alimentos ya preparados son bastante más caros: por ejemplo, un budín en el supermercado ronda los $50 y una opción vegana en una dietética no baja de los $75/$80. Con las galletitas pasa algo similar: un paquete de galletitas de $20, en su opción vegana ronda los $45. De todas formas no es imposible. ¿Lleva más tiempo de logística y preparación? Sí. Es muchísimo más difícil zafar el hambre fuera de tu casa con estas restricciones, lo cual me lleva al próximo punto.

CASI TODO LO QUE CONSUMIMOS TIENE DERIVADOS DE ANIMALES ????



Cuando entras a una dietética y ves palabras como “Chia”, “Sin grasas trans”, “Sin azúcar” podrías asumir que es vegano, pero no: hay que mirar todos los paquetes y de las cinco cosas que te pueden llamar la atención, probablemente una sea vegana.

¿QUÉ APRENDÍ?


Si bien no tengo planes de hacerme vegana full time, si me doy cuenta cuánto se puede aprender de otras dietas: hay muchísimos alimentos con bocha de nutrientes que no incorporaba por ignorancia, fiaca o falta de información que obligarme a probar seguramente me los haga seguir consumiendo.

Aunque no dejaría hoy de consumir carne, me doy cuenta de que puedo reducir mucho la cantidad y que hay opciones sanísimas que no son caras, ni difíciles de conseguir, como colaciones de fruta y frutos secos combinados que son más ricos que comer galletitas. Y sino, siempre estarán las Oreo.