Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Ciencia

Lo dicen los que saben: viajar es bueno para el cerebro 💪💡

Actualizada 14/11/2017 04:12

Todos lo sospechábamos pero ahora la ciencia lo dice: viajar hace bien. Y trae beneficios no sólo para el cuerpo sino también para el cerebro. Algunos: aumenta la felicidad, disminuye el estrés, estimula la creatividad, elimina las emociones negativas y encima ayuda a mantener el cuerpo y la mente sanas.

Así lo explica un estudio de la Sociedad Española de Neurología: “Cuando aprendemos cosas o llevamos a cabo actividades nuevas para nosotros, estamos entrenando el cerebro, provocando diferentes sinapsis -conexiones entre neuronas- y así potenciamos nuestra neuroplasticidad y mejoramos nuestra reserva cognitiva”.

Cuando viajamos, conocemos lugares, personas, olores y comidas distintas a las que estamos acostumbrados. Y ahí es cuando ponemos al cerebro a laburar. “Entrenar y estimular el cerebro permite que nuestro cerebro sea más resistente al deterioro de la edad o a los síntomas de las enfermedades neurológicas”, dice la investigación.


José Manuel Moltó, vocal de la Sociedad Española de Neurología, explica que viajar nos lleva a aprender sobre nuevas culturas, nuevos hábitos, ver nuevos paisajes. “Son todas estimulaciones cerebrales porque vemos novedades”, dice.

“Es cierto que en diferentes partes del mundo le dimos soluciones distintas a problemas similares, con lo cual probablemente cuanto más de esas soluciones conozcamos más capacidad creativa tendremos”, cuenta el especialista a UNO.

Pero que no se bajoneen los que no tienen ningún viaje cercano porque hay actividades que se pueden hacer en la cotidianeidad que son casi tan copadas como viajar.

“Cualquier cosa que hagamos que implique mover a nuestro cerebro, que implique imaginar, que implique hacer cosas diferentes, es algo que resulta estimulante. Sabemos que el cerebro cuando aprende y repite mucho una misma acción cada vez estimula menos partes o menos zonas cerebrales”, explica Moltó.

Y cuenta que alguien que puede ser un gran experto en algo específico probablemente esté usando muy pequeñas porciones de su cerebro: “Si queremos realmente estimularlo lo que tenemos que hacer son cosas diferentes, es decir siempre preocuparnos hacer por algo distinto de lo que hacemos”.

Moltó dice que hay que tratar de no caer en la rutina y evitar todo lo que sea muy repetitivo, como puede ser mirar televisión: “Esas son las cosas en las que el cerebro es muy pasivo, porque recibe meramente de forma pasiva los estímulos exteriores”.

Entonces, lo posta son las actividades como leer, mirar pinturas, hacer un dibujo, escuchar cualquier tipo de música. “Al final esas son cosas que nos permiten imaginar y nos permiten estimular nuestro cerebro. Probablemente al mismo nivel que viajar”, dice.