Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Batman

Cómo ser administrativo de día y músico que llena teatros de noche 🎸

Actualizada 11/03/2017 06:00

“No hay otra forma de vivir que no sea esta para mí”

El 6 de octubre del año pasado, León Rogani salió de su trabajo administrativo como cualquier otro día, con la particularidad de que en vez de ir a su casa, o a jugar al fútbol, fue al ND Ateneo.

No fue a ver una banda. Él que tocaba era él. “Era gracioso ir a laburar a la mañana, bajarme en el metrobús y ver carteles con mi cara.”


León, de 29 años y oriundo de Burzaco, compone desde los 16 y viene construyendo peldaño a peldaño una carrera musical sólida y ascendente que convive con un trabajo de oficina de 9 a 18.

“Me lo planteé como un camino a seguir desde la primera vez que pude cantar en vivo. La sensación de estar arriba de un escenario haciendo lo que te gusta, sintiéndote un poco vulnerable, empatizando con gente que no conocés; todo eso es un poco adictivo.”


No conoce otra forma. Én el conviven las dos facetas. La del empleado y la del músico. Y pasa de una a la otra en minutos.

León lleva editados 3 discos: El amor en los tiempos del call center, La invención de la noche y Desatamundos I. Hace poco dio un paso más en el camino hacia las grandes ligas: llegó a Spotify.

- ¿Cómo hacés para no soltarle la mano a tu sueño cuando el proceso es tan cuesta arriba?

- “La autogestión es complicada. Sos músico, manager, prensa, productor. Es agotador y a veces se deja la música de lado, que es lo más importante y la razón por la que se hace todo esto. Es desgastante pero no concibo otro modo, al menos por ahora. Es difícil conjugarlo con las demás obligaciones, especialmente el horario del trabajo con el que me gano la vida como cualquiera”, dice

 

- ¿Cómo se logra juntar los dos roles a veces contradictorios?

- No puedo siquiera pensar en vivir sin hacer esto. Cuando uno siente con mucha fuerza que tiene que dedicar su vida, su tiempo y sus ganas a algo, no hay forma de que ese eje se corra. Esa pulsión siempre va a ser más fuerte que todo lo demás.

Lejos de quedarse quieto, el desafío se agranda: “Para este año el plan es poder publicar el show del ND en audio y video y sacar varias canciones nuevas, poder recorrer lugares a los que aún no pude ir a tocar y tener una presentación grande en Buenos Aires”.


Lo que León no sabe es que además de transmitir en canciones, su propia historia es la que muchos necesitan escuchar: que aunque no sea fácil disfrazarse cada día de Bruno Díaz para sobrevivir, dejar de ser Batman aunque sea después de las 18 hs, no es negociable.