Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Autos

Conocé al hacker más buscado del mundo que vive igual que los malos de James Bond 💻🔫

Actualizada 02/04/2017 05:00

La cabeza del hacker más buscado del mundo tiene un precio: nada más ni nada menos que 3 millones de dólares ofrece el FBI por su captura, la mayor recompensa jamás propuesta por piratería informática.


Evgeniy M. Bogachev es un ruso de 33 años que llegó a controlar más de un millón de computadoras en todo el planeta con su virus Zeus, ganando millones de dólares que le permiten costearse en Rusia una vida a lo malo de James Bond.

Más allá de su pedido de captura, según el diario The New York Times, el hacker vive como un rey en Anapa, una pequeña ciudad balnearia del sur del país, donde le encanta navegar en su propio yate por el Mar Negro y pasear con sus adorados felinos (tanto le gustan, ¡que hasta tiene un piyama de leopardo!).


// //

Además de su lujoso departamento en primera línea de playa, fuentes del FBI aseguraron que también tendría otro en Moscú.

Bogachev es también un fan de los autos de lujo. Tiene una flota propia en diferentes ciudades europeas, aunque su preferido parece ser un Jeep Grand Cherokee.

Como Rusia no tiene acuerdo de extradición con Estados Unidos, el hacker se mueve lo más campante por su país sin temer a caer en cana, ya que no cometió ningún delito para las autoridades rusas.

Pero salir es otra cosa. Ya no puede ir a las dos mansiones que tenía en Francia. Tampoco viajar con alguno de los tres pasaportes rusos que disponía para irse con libertad.

Bogachev sigue siendo un pirata activo.

De hecho, se cree que colabora con los servicios secretos rusos y que los ayudó a hackear e interferir las elecciones yankees de noviembre pasado, en las que Donald Trump salió ganador.

Su nombre estaba incluido en la lista de sospechosos que difundió la administración Obama a finales de 2016.


Todo esto a Bogachev, parece no afectarle.

Mientras siga en su país natal, el pirata informático puede seguir disfrutando de su fortuna sin problemas.

Basado en el artículo de The New York Times: “Russian Espionage Piggybacks on a Cybercriminal’s Hacking”.