Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

arte

Conocé a Demian, el pibe que vive de hacer BURBUJAS 😱

Actualizada 29/03/2017 06:23

Demian Zen tiene 35 años y hace 4 que viaja por el mundo haciendo burbujas. Posta. 

“Empecé a hacer burbujas de casualidad. Fue cuando tenía 27 años, un día mientras estaba lavando los platos en mi casa. Les mostré lo que hacía a mis amigos y en cada cumpleaños que me aburría agarraba detergente y agua. Un día un amigo me pasó un video de  Sterling Johnson, que es uno de los dioses de las burbujas.  Hace algunas de 20 metros de largo. Ahí empecé a tratar de imitarlo”, cuenta Demian.

En ese momento, colaboraba con una iglesia católica y para celebrar el Día del Niño armó su primer número de burbujas en una plaza de San Isidro.

Al tiempo, hizo otro show para el Año Nuevo Chino. Cuando se quiso dar cuenta, había unas 200 personas mirándolo hipnotizadas. Fue ahí cuando pensó que su hobby podía ser también su forma de vida 🤔


SUS VIAJES

Gracias a una novia muy viajera, empezó a recorrer el mundo. Visitó 40 países y en todos llenó sus plazas de burbujas. Hacía malabares, esculturas, dibujaba en el aire y después, pasaba la gorra.

Se empezó a hacer conocido y sumó miles de seguidores en su página de Facebook Burbujas por ahí.

Hasta terminó siendo invitado -con todo pago- a un Festival Internacional de Burbujas que se hizo en India. Fueron un total de 15 artistas, él no sólo era el único argentino sino también el único latinoamericano.


“Con las burbujas descubrí  que hay una magia, no la magia de sacar un conejo. La magia está en que se transforma en un sentimiento de alegría, revienta y somos felices, y queda para siempre en el corazón. Cuando somos grandes y volvemos a ver burbujas, recordamos esas que hicimos cuando éramos niños y sentimos que siguen estando dentro nuestro”, dice Demian para explicar el fanatismo que genera su arte.


Pero conectar con el público no siempre es cosa fácil: “En Japón no hay muchos niños. Son muy fanáticos de las burbujas pero también son muy fanáticos del trabajo. Eso está muy metido en la cultura. Son encantadores los japoneses, muy amables. De mi viaje por 40 países en sólo dos o tres me han contratado para eventos y Japón fue uno de esos. Porque valoran esos momentos porque escasean, escasea el espacio para niños, aquel que lo logra ver lo aprovecha. Pero sino están muy a las corridas, hay pocos niños y, los que hay, están 9 horas en las escuela”.

Después de haber recorrido tantos lugares, el burbujólogo viajero –como él se define- tiene una gran cuenta pendiente: que los argentinos conozcan su magia.

Por eso, tiene planeado recorrer el interior del país con su show.  Con lo que ganó a la gorra en Hong Kong se pudo comprar una camioneta y promete que en unos meses nomás se larga a la ruta 👍