Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Argentina

Qué son los fueros parlamentarios y para qué sirven 🤔

Actualizada 29/07/2017 04:00

LOS FUEROS PARLAMENTARIOS TAMBIÉN SE DENOMINAN “INMUNIDAD PARLAMENTARIA” Y SON UN PRIVILEGIO PARA UNA PERSONA POR SER REPRESENTANTES DE LA SOBERANÍA POPULAR.

En Argentina, la Constitución Nacional nos da los fueros parlamentarios en los artículos 68 a 70.

El primero dice que los miembros del Congreso no pueden ser acusados por las opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador.​ El 69 dice que ningún senador o diputado puede ser arrestado a menos que sea sorprendido in fraganti cometiendo un delito. Finalmente, el artículo 70 establece que, en caso de presentarse querellas ante la justicia contra un legislador, el voto de los dos tercios de su cámara puede retirarle los fueros y ponerlo a disposición de la justicia.

El derecho de los legisladores fue limitado por la Ley de Fueros, aprobada en septiembre de 2000 después del escándalo por los sobornos que se pagaron por la aprobación de la llamada “ley de reforma laboral”.

La Ley de fueros establece que un legislador no puede ser encarcelado durante su mandato pero sí puede llevarse adelante todo el resto del proceso judicial. Lo que la ley sí prohíbe es que se allanen el domicilio o las oficinas de los legisladores. Los fueros no traban el avance de las causas penales y tampoco hacen que prescriban los delitos porque los plazos se suspenden.


PARA QUÉ SE CREARON

Originalmente se trata de una protección para quienes actúan en el ámbito legislativo. La idea es mantener la división de poderes, impidiendo que se encarcele a miembros de las otras ramas del Estado por cuestiones políticas.

La ley permite que se hagan las investigaciones necesarias y garantiza la libertad para el trabajo del legislador porque impide posibles abusos del Poder Judicial, que podría estar cooptado por el Poder Ejecutivo.

Los fueros aseguran que los políticos (legisladores, el presidente, vice, ministros y otros) puedan llevar a cabo sus funciones sin impedimentos. Si los fueros no existieran, un presidente podría impulsar que metan preso a un diputado que no vote a favor de sus proyectos o un juez podría arrestar a un legislador que opine diferente a él.

El caso de los ministros es similar: pueden ser investigados durante el ejercicio de sus funciones, pero deben ser sometidos a un juicios político para ser destituidos y encarcelados.

Los fueros parlamentarios no otorgan al legislador ninguna impunidad ni inmunidad de proceso porque puede llevarse adelante hasta su conclusión con la sentencia definitiva, igual que con cualquier ciudadano. Lo único que no puede hacer el tribunal es privarlo de su libertad antes del desafuero ordenado por el cuerpo legislativo que integra.

En general, el problema de las causas en las que se investigan actos de corrupción está más relacionado con la larga duración de las investigaciones que con los fueros: casi no hay casos en los que un legislador/a haya sido condenado y no haya podido ir preso a causa de los fueros.


RENUNCIAR O DESAFORAR

Este año no es el primero que se habla de eliminar los fueros, la última vez que el tema alcanzó los medios fue en el 2015 a través de una campaña llamada #ChauFueros impulsada por el PRO-Cambiemos.

Ahora está en debate nuevamente porque se habla de desaforar a De Vido. ¿Cómo se hace esto?

Para completarse efectivamente el arresto de la persona, en caso de que sea condenado, debe llevarse adelante el desafuero y para esto es necesario que la Cámara correspondiente lo apruebe con dos tercios de los votos. También debe hacerse si el legislador se niega a presentarse a declarar frente a la Justicia.

En caso de imputarse un delito penal, el juez debe llevar adelante el proceso de la misma forma en que lo haría con un ciudadano común: lo puede llamar a prestar declaración indagatoria, dictar su procesamiento y elevar la causa a juicio oral sin necesidad de pedir su desafuero. ¿En qué caso sería necesario? Si el legislador se negara a concurrir al ser citado a indagatoria y en caso de que necesite privarlo de su libertad, lo que podría ocurrir, por ejemplo, si sospechara que puede fugarse para eludir la acción de la Justicia o que tratará de obstaculizar el desarrollo del proceso.

Massa y Stolbizer dijeron que iban a renunciar a sus fueros, ¿esto es posible? La realidad es que los fueros no son personales del legislador (el artículo 16 de la Constitución prohíbe los fueros personales), sino que pertenecen a la función que desempeñan y su objetivo es salvaguardar la integración de las Cámaras legislativas y la libertad e independencia de sus miembros en su condición de representantes del pueblo. Por esos motivos, los fueros son irrenunciables. Si un legislador quisiera quedar sometido a una causa penal sin fueros debe renunciar a su banca.