fútbol

Fútbol femenino en Argentina: qué se ganó, qué falta y qué se puede hacer ⚽ 

Actualizada 11/12/2017 04:29

El fútbol femenino en Argentina va por su torneo 40 y tiene 14 equipos en la Primera A como River Plate, Boca Juniors, San Lorenzo y UAI Urquiza. Hay superclásicos, clasificación a la Copa Libertadores y, por supuesto, descensos. Pero las cosas en común con el fútbol masculino terminan ahí.

Eso lo saben las chicas de la Selección Argentina, que no reciben los aportes para trasladarse a entrenar, aunque la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se haya comprometido a pagar los viáticos.

Tampoco es que en el predio de Ezeiza vayan a encontrar un espacio propio: les dicen que no pueden tener una cancha de pasto con la excusa de que van a romperla. Por eso, este año hicieron huelga. Sin la infraestructura que necesitan, ellas pasan meses y meses sin actividad y ninguna sabe cómo van a entrenar para la Copa América del próximo año.


Aunque a cada vez más chicas les cabe jugar al fútbol, este deporte en Argentina todavía tiene para ellas, incluso para las que están en primera, un nivel semiprofesional. Algunas tienen un salario, pero otras solo los viáticos para ir a entrenar. La mayoría tienen un trabajo aparte y, de alguna forma, logran combinar todo eso con la carrera que estudian.

Mariana Larroquette, de UAI Urquiza, es actualmente la goleadora del campeonato que empezó en agosto. No trabaja, pero estudia educación física por las mañanas y corta a las 13 para ir a entrenar. Sus compañeras de equipo dividen sus días de forma más o menos parecida: trabajan o cursan hasta el mediodía.

Entrenan todas en Ezeiza, adonde llegan en un micro que sale desde el centro de la Ciudad de Buenos Aires. El club paga los viáticos y le da a las jugadoras la posibilidad de tener un laburo dentro de la facultad. A las chicas del interior también se les da un departamento.


De la misma forma se manejan muchas instituciones. Dan espacios de entrenamiento, vestuario, comida, obra social. Pero la cosa no es tan ideal. No todos los clubes pagan un salario y el fútbol femenino es para ellos más bien un gasto.

Mariana cree que debería haber más sponsors y tiene varias sugerencias para dale más lugar a este deporte. Una, por ejemplo, es que ellas puedan jugar en las canchas antes de que comiencen los partidos centrales de los varones. “Hay muchas maneras para profesionalizarlo. Lo comentamos, pero los hombres están negados”, cuenta.

Florencia Quiñones fue hasta este año la capitana de la Selección. Ahora juega en Boca Juniors, pero pasó por San Lorenzo e incluso estuvo un tiempo en el Barcelona. Sabe que la situación es distinta en otros países, en los que el fútbol femenino “está más organizado” a nivel de los clubes. Eso no significa que las chicas tengan las mismas posibilidades: incluso las jugadoras de la selección de Estados Unidos, que a nivel mundial son más exitosas que sus pares masculinos, ganan menos dinero que ellos.


Igual, para Florencia, ahora “es mucho más fácil que las chicas jueguen al fútbol”. Hay grupos de amigas que están jugando, hay escuelas, torneos relámpago y de empresas, un montón de cosas que hicieron aumentar la demanda. “Empieza a tener un poco más de auge”, dice.

Para que ese interés no sea solo una moda, ella también tiene sus propuestas. Por ejemplo, aumentar los espacios de transmisión de los partidos. “Antes era solamente por Internet y no por canales y la gente no se enteraba. No todo el mundo mira por Internet. La difusión tiene que ser por la televisión, para que lo vea más gente”, sugiere.

Ya hay algunos lugares así. El programa de radio El femenino se puede escuchar los lunes de 21 a 22 y los viernes de 22 a 23 por www.conexionabierta.com.ar. No es el único espacio. Los fines de semana, por Crónica TV, también podés seguir los partidos.

Aldana Vales