Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Deportes

Conocé de qué se trata el Bike Polo 🚲

Actualizada 18/12/2017 08:46

Francisco tiene 29 años y trabaja en una empresa de tecnología. Bonchan se llama Juan Esteban, pero casi nadie lo conoce por su nombre de pila; tiene 31 y trabaja en sistemas.

Caro es brasilera y ya se instaló en Argentina. Tobías de 19 es de Concordia, Entre Ríos, y estudia teatro. Todos ellos son parte de Buenos Aires Hardcourt Bike Polo, una modalidad de polo pero arriba de bicicletas.


El hardcourt bike polo es una modalidad que se juega sobre piso duro. Acá empezó en el 2010.

Fran es el más experimentado, juega desde hace siete años y le cuenta a UNO cómo fue el inicio: “Arrancaron chicos que andaban en fixies (Tipo de bici de piñón fijo). Habían empezado a jugar y al mes vino un chico de afuera que se llama Pier y fogoneó el deporte”.

Se juega tres contra tres. Los partidos duran 12 minutos y hay que hacer la mayor cantidad de goles posibles en un pequeño arco. No hay arquero fijo y si durante el partido alguno apoya el pie en el suelo, debe salir de la jugada, ir hasta la mitad de cancha y luego volver.

Fran cuenta que hay elementos básicos para practicar el deporte: “Una bicicleta con al menos un freno, taco y casco. Eso es lo obligatorio. Después podrás tener una bici un poco mejor, algunos usan casco con reja, guantes, rodilleras. Eso ya queda a criterio de cada uno”.

La mula es una bici simple. Antes no eran muy buenas porque se pensaba que se iban a romper. Después se fueron perfeccionando. Bonchan dice que se dieron cuenta de que podían crear una “bici de polo”: más corta atrás para que sea más cómoda para girar y con el ángulo de adelante cerrado para que sea más maniobrable.

Fran dice que hay pocos fabricantes y por eso acá se la rebuscan: “Los fabricantes van haciendo público cómo son las medidas. Vas con alguien que hace bicicletas con las medidas exactas y el tipo lo único que hace es copiar”.

Con los tacos pasa lo mismo, los fabrican con bastones de ski cortados y la cabeza con caños de gas de polietileno, o los que viajan pueden traerlos de afuera. Todos los tacos tienen una parte hueca y otra plana con la que se le pegá a la bocha.


Buenos Aires es un equipo y entrena martes y jueves en la Plaza de la Unidad Latinoamericana las 21. Sobre fin de año terminan siendo los justos para armar un partido porque muchos son del interior y se van a sus lugares. Si no, son más o menos 12 jugadores.

Cuando pueden armar varios equipos arman un torneo metropolitano y a veces se suman de otros lugares. Ciudades como Rosario Córdoba, Santa Fe y Villa Constitución también tienen sus clubes. “Hay un torneo nacional que suele ser abierto porque se invitan equipos de Uruguay o Chile, y después hay Latinoamericanos y Mundial”, dice Fran.

América latina tiene dos cupos para los mundiales, pero pasa muchas veces que juega el que puede ir. Francisco cuenta que los mexicanos son los mejores de la región: “Los de Guadalajara a veces se van a jugar el torneo de Norteamérica. En Estados Unidos están algunas de las ciudades más fuertes como Seattle o Portland. Los mexicanos van y compiten con la primera”.


Los torneos pueden ser mixtos o solamente de mujeres. No hay torneos exclusivos para hombres. Bonchan cuenta que hay dos torneos femeninos muy importantes: “En relación al mundial se llama Ladies Army, y a nivel latinoamericano se llama Interpolas”.

Y explica: “Muchas chicas lo quieren. Por ahí no tenés ganas de jugar con un hombre más grandote que venga y te choque. Entonces en igualdad física por ahí te animás más”.

Los chicos del bike polo ponen todo de su bolsillo. Hicieron demostraciones para marcas importantes y a veces consiguen canjes, pero no ganan plata. “Es todo amateur. Cuanto mucho, para algún torneo conseguimos algo del estilo, alguna bicicletería amiga”, cuenta Fran.

En otros países pasa algo parecido: “No hay gente que se dedica solamente a esto. Una marca les regaló bicicletas al equipo que ganó el Mundial, Mongrels United. Ni siquiera a los campeones del mundo le garpan un viaje. Cuanto mucho consiguen una bici, eso sí, no son baratas”.

Fran explica que los objetivos lo van viendo año a año pero que el principal es crecer en cantidad de gente. Bonchan dice que los que arrancan muchas veces no vuelven: “El juego no tiene una reincidencia muy alta. O te tiene que gustar mucho andar en bici o de repente te gusta un montón y venís. Pero esos son los menos. Es como que le hacés el aguante al deporte porque te gusta”.