Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Aborto

Qué piensa alguien que renunció a la Iglesia Católica ✝ y por qué lo hizo 

Actualizada 12/03/2017 11:00

Emiliano apostató (?). Eso quiere decir que se dio de baja de su religión. Hizo los trámites y nos cuenta su experiencia.

Apostatar significa renunciar a tu religión.

Por lo menos así lo define el diccionario.

Hay gente que ama la espiritualidad, cree en Dios o dioses, le gusta cumplir los ritos y formar parte de un colectivo que promueve la fe.

Pero a otra gente -y está en todo su derecho- no.

Por eso quisimos saber un poco más sobre la apostasía y en particular quisimos conocer algún caso de alguien que haya renunciado a la Iglesia Católica.

¿Por qué apostatar?

Hay muchos motivos: porque sos ateo y querés ser coherente con eso, porque creés en Dios pero no estás de acuerdo con ciertas conductas de la iglesia, y muchos otros más.

Emiliano Domenech, de 33 años, apostató en Banfield y nos contó qué lo llevó a tomar la decisión:



Según Apostasía Colectiva, la Iglesia Católica argumenta que casi el 90% del país es católico e indirectamente apoya sus doctrinas (si fuiste bautizado, te cuentan como parte de ese 90%)

Pero una encuesta del CONICET muestra que solo un pequeño porcentaje es practicante.

Sin embargo, es muy difícil conocer datos oficiales de la Iglesia más allá de los que ellos mismos difunden sobre la cantidad de bautizados, porque como la creencia religiosa es “información sensible”, no hay censos al respecto.

Hablamos con Daniel Pagano, de Apostasía Colectiva, sobre la cantidad de apóstatas en Argentina.

Nos contó que “es imposible saberlo porque es un trámite que se hace en forma personal en un arzobispado y esa cifra la maneja sólo la Iglesia.”

¿Para qué sirve?

Desde Apostasía Colectiva afirman que “si estás bautizado, no importa cuán crítico seas de la institución católica, la Iglesia en tu nombre condena el aborto, la homosexualidad, boicotea los intentos del Estado por generar una política de educación sexual, condena y se opone al uso y reparto de anticonceptivos, a la eutanasia, al divorcio”.

Además, la Iglesia Católica recibe plata del Estado por su representatividad: el presupuesto 2017 detalla una pauta de gastos para la Secretaría de Culto de $169.780.833.

Además, la Ley 21.950 establece que el Estado debe hacerse cargo del salario de arzobispos y obispos, que corresponden al 80% del salario de un juez nacional de primera instancia.


Más allá de los números, la apostasía es un trámite personal y así lo entiende Emiliano:



¿CÓMO HAY QUE HACER?

Daniel Pagano nos cuenta que para apostatar “uno va al arzobispado que corresponda a su residencia con el certificado de bautismo y se pide el turno. Llegado el momento se firma una declaración de que se quiere apostatar, que también firma el cura y el interesado se lleva una copia. Tiempo después, el arzobispado envía por correo una constancia de que la apostasía fue registrada en el libro de bautismo”.

Para Emiliano, sin embargo, el trámite fue aún más simple (depende del lugar):



¿DEBERÍA APOSTATAR?

Esto fue lo que nos transmitió Emiliano:


DATOS ÚTILES

Modelo de carta e información sobre apostasía: http://www.apostasia.com.ar/

Consultas sobre apostasía en Argentina (de Mendoza para todo el país): https://www.facebook.com/apostasiamendoza/

Más datos sobre el presupuesto del Estado destinado a la Iglesia: http://chequeado.com/el-explicador/cuanta-plata-le-transfiere-el-gobierno-a-la-iglesia-para-sostener-el-culto-catolico/ y http://www.sitioandino.com.ar/n/219373/

Encuesta sobre creencias y actitudes religiosas del CONICET: http://www.ceil-conicet.gov.ar/wp-content/uploads/2013/02/encuesta1.pdf