Tenemos el mejor newsletter del mundo mundial. Posta!

Lo escribimos a mano. Un correo por día con noticias para nuestra generación. Simple. Sin vueltas y sin spam 😉

Aborto

Cómo funciona y de dónde salió el misoprostol, la droga clave en el debate sobre el aborto ☝️ 

Actualizada 12/06/2018 04:06

Desde que la discusión sobre si el aborto tiene que ser legal o no copó las calles, los medios y el Congreso, hay una palabra que fue ganando poco a poco un lugar importante en el debate; más que nada, gracias al movimiento a favor de la despenalización: misoprostol.

El misoprostol es una droga recomendada por la Organización Mundial de la Salud para tener un aborto seguro y es la que se usa en varios países del mundo donde la práctica es legal 🌐

Cómo funciona 🤔

Desde UNO contactamos al Profesor Asociado de la Cátedra de Farmacología de la Facultad de Farmacia y Bioquímica, UBA, el doctor Christian Hocht, y nos dijo que aunque hoy sea ilegal se sabe que el uso que se le está dando al misoprostol es abortivo. A esto se le dice indicación off label; es decir, "que se le da un uso para lo cual no está probado médica/científicamente".

“En general lo que puede hacer es estimular el músculo uterino, favorecer su contracción. Por eso es que en el caso del aborto lo que genera es el desprendimiento del feto. A veces también se lo utiliza en el embarazo, más que nada hacia el final, para favorecer la maduración del útero y para favorecer el parto. Otra de sus indicaciones es la reducción de la hemorragia durante el parto o post parto", aclara.

💬 Para Laura Belli, bioeticista y miembro de Economía Femini(s)ta, "el uso de misoprostol para hacer abortos medicamentosos o con pastillas es uno de los métodos más recomendados porque no requiere -si sale bien- de atención quirúrgica, lo que reduce muchísimo los costos en el sistema de salud. Además, en combinación con la mifepristona, que es otra droga que se usa al mismo tiempo para desprender todo lo que es el tejido interno del útero, tiene una efectividad mayor al 90 por ciento".

Según ella, usar esta droga ayuda a que no se necesiten internaciones en los casos sin complicaciones, entonces la mujer puede hacer el procedimiento en su casa, aunque siempre es recomendable un acompañamiento médico previo para ver que no haya ningún factor que pueda generar una contraindicación ✋ A su vez, se puede hacer en lugares en los cuales no hay quirófanos o anestesistas, que son los recursos que requieren otro tipo de intervenciones más invasivas.

Después de hacerse esta práctica, solo se necesitaría de una ecografía.

Laura dice también que este método no es para todos los casos: se recomienda aplicarlo antes de la semana 14 para mayor efectividad y seguridad y de todas maneras depende de muchas cosas.

Para su correcta aplicación -la del misoprostol-, esto debería venir acompañado de una autorización de la AdNMAT de la mifepristona. Además, suma Belli, sería ideal para bajar los costos incentivar la producción pública, algo que desde Santa Fe se está tratando de hacer hace mucho pero todavía no tiene ningún permiso. A su vez, tendrían que sumarse consejerías pre y post aborto y disponibilidad de diferentes tipos de métodos abortivos.

Cómo se aplica 📋

Según las recomendaciones de la OMS, se aplica de diferentes formas según la cantidad de semanas que lleve el embarazo. Se puede usar misoprostol solo o combinado con mifepristona.

Cuando se usa solo, se recomiendan 800 microgramos hasta las 12 semanas o 400 microgramos después de esa etapa, en el primer caso hasta 3 dosis y en el segundo hasta 5 dosis. Puede aplicarse a nivel vaginal o sublingual. Si se combina con mifepristona se toma una única dosis oral de 200 miligramos y a eso se suman determinadas dosis de misoprostol en base a la cantidad de semanas del embarazo.

Cómo surgió 👇

El misoprostol no se usó en un principio para abortos. Su función original era gástrica. “Es un análogo de una sustancia que genera el cuerpo y que tiene una función en el mantenimiento y funcionamiento de varios órganos, entre ellos el estómago”. La sustancia que generamos nosotros es la prostaglandina e, una sustancia que puede tener un papel positivo -cuando ayuda a regular algunos órganos- o negativo -cuando la producimos porque tenemos fiebre o una inflamación- y puede ser bloqueada por antinflamatorios no esteroideos -un ejemplo son las aspirinas-.

Acá a nivel comercial se consigue bajo el nombre de Oxaprost y viene mezclado con diclofenac. Se usa más que nada por esta segunda droga, para tratar alguna inflamación o dolor, y se combina con el misoprostol para bajar el daño gástrico. “En general la prostaglandina e2 tiene un efecto de aumento de motilidad intestinal, es decir que el tránsito intestinal aumenta. Por eso puede haber diarreas, cólicos, etcétera. Después no hay muchos más efectos adversos que esos”.


Según Hocht, últimamente lo más lógico es usar otros protectores gástricos que a su vez reducen la acidez gástrica. “Esas combinaciones (las que se usan ahora) desplazaron un poco a la del misoprostol con diclofenac, mas que nada por los efectos adversos del misoprostol a nivel intestinal”, en relación a las diarreas y dolores.